Riesgos de la Presión Arterial: Todo lo que debes saber

Hablamos con el Dr. Ledesma, especialista en Clínica Médica e Hiperetensión Arterial, para evacuar todas las dudas acerca de una patología que nos puede afectar a todos.

¿Qué es la Hipertensión?
Decimos que un paciente tiene hipertensión arterial cuando tiene valores aumentados de presión por encima de 140 ml de mercurio y 90 ml de mercurio, lo que el común de la gente conoce como 14/9. Cuando la presión arterial está por encima de esos valores, dos veces o más con una diferencia de una semana, decimos que ese paciente tiene hipertensión arterial.
También podemos decir que una persona lo es, cuando se encuentra con una “crisis hipertensiva”, de pronto consulta por un trastorno cualquiera y le tomamos la presión y tiene 200 de máxima y 100 de mínima, por definición ahí ya es hipertenso.
Hay dos tipos de hipertensión: una primaria y otra secundaria. La primaria es la más habitual, tiene que ver con la herencia, la obesidad, la diabetes, el fumar, el estrés, el sedentarismo, hacen un combo que generan el aumento de la presión arterial. Es multifactorial. La secundaria la tiene solo el 5% de las personas, tiene que ver con enfermedades específicas que
aumentan la presión, la característica especifica de esta es que puede ser tratada y curada, si
la detectamos a tiempo. La primaria no tiene cura, solamente se controla.
¿Cuál es la población en riesgo Dr.?
Los obesos, diabéticos, fumadores, sedentarios, con un hábito alimentario común, no
necesariamente extremadamente poco saludable. Puede darse desde los 18 años incluso
algunas series se presentan a partir de los 16 años, lo que estamos viendo cada vez más es el
aumento de niños obesos. Estos rápidamente se transforman y comienzan a tener los mismos
factores de riesgo que un adulto mayor de 40 años. Es una situación realmente preocupante.
Habitualmente esta patología comienza alrededor de los 30 años. En la mujer la hipertensión
arterial precoz comienza alrededor de pasada la menopausia, después de los 45 o 50 años.
¿Solo lo detectamos tomándonos la presión o puede haber algún otro síntoma que nos alerte
previamente?
La única forma de hacerlo es tomándonos la presión con el tensiómetro. Hay síntomas, pero
muy pocos pacientes, solo un 6% muestran síntomas: dolor de cabeza, en la nuca, pueden
tener mareos, vértigos. Es importante hacerse los controles médicos porque tenemos
conocimiento de 4 de cada 10 personas padecen hipertensión y lo más grave es que la mayoría
no lo sabe. Más grave aún es que quienes lo saben no se tratan correctamente. Tenemos que
solo un 12, 5% de los pacientes está realmente bien controlado. Son porcentajes llamativos y
preocupantes. De 10 personas hipertensas, solo 1 y medio está efectivamente controlado. Hay
que trabajar mucho con esta información en su difusión.
Las enfermedades crónicas, como esta, lo que necesitan es adherencia: tomar todos los días
las pastillas, consultar regularmente al médico, hacer caso a las indicaciones médicas. Hacer

actividad física diariamente en lo posible. Comer sanamente. Todo esto es parte de la vida con
estas enfermedades.
¿Se puede vivir bien, lograr calidad de vida con un buen tratamiento?
La hipertensión tiene tres patas: (recetadas por el médico, todas no solo las pastillas) Actividad
Física (de acuerdo al paciente, su edad, su situación física), Alimentación (plan alimentario
especifico que para ello se vincula con la nutricionista), y las pastillas, existen 4 tipos de estos
(encimas convertidores, diuréticos, meta bloqueantes) todo se dispone en función del
paciente.
Siempre hay mitos acerca de esta patología, ¿el café y la sal en qué importancia según su
criterio influyen en la hipertensión?
La sal está comprobada que no es buena para la salud en general. Somos una sociedad que
consume muchísima sal, lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud son 5 gramos
por día y nosotros los argentinos estamos alrededor de 12 gramos de sal por día. Tenemos que
reducir el consumo, no es un mito en este caso. Tenemos que comenzar por los niños, crear,
generar el hábito. Si elegimos chizitos o papas fritas a una fruta, no estamos colaborando con
la salud de nuestros niños y niñas.
No pretendo ser fundamentalista de la anti sal, por decirlo de alguna manera, porque la gente
se cansa. Pero el dejar de consumirla, ir consumiendo cada vez menos es un proceso y forma
parte de una negociación entre el paciente y el médico. Uno como profesional le da los
parámetros de lo que tiene que hacer y consumir, pero existe el libre albedrio y el paciente
toma sus decisiones. Lo importante es también la periodicidad de la consulta médica.
Sobre el café: el café tomado esporádicamente aumenta la presión arterial, el café tomado
regularmente no aumenta la presión arterial. O sea, si uno quiere tomar un café no pasa nada
tomando todos los días, ahora bien si uno de repente no toma nunca y toma un día cinco
tazas, sentado en un bar, fumando un cigarrillo, ese paciente va a aumentar su presión arterial.
¿Qué otra problemática de salud puede aparejar ser/ tener hipertensión?
Controlamos la presión arterial por lo que genera. La hipertensión arterial en si misma es la
primera causa de riesgo cardiovascular. Cuando decimos: “tiene un infarto” el primer factor de
riesgo ahí es la presión arterial. Genera muertes, es la primera causa de ACV en los pacientes,
es la primera causa de infartos y muerte en la población mundial, como enfermedad del
corazón, el infarto del miocardio. En el caso de los diabéticos también influye en los riñones.
Insuficiencia renal. Genera problemas en la vista, demencia senil. Es por todo esto muy
importante el control.
¿Dónde afecta? En el cerebro, en la retina ocular, afecta en el corazón, riñones y arterias. Es
importante la función médica para evaluar todo esto en cada paciente.
A consultar periódicamente!