Google recibió más de 800 mil solicitudes de personas que quieren “borrar su huella digital”

Google recibió en Europa, durante los últimos cinco años, más de 800.000 solicitudes de derecho al olvido. Esto se refiere a pedidos para que se eliminen de buscador direcciones (URL) que consideran inadecuadas, excesivas o irrelevantes. En otras palabras, son requerimientos de personas que quieren borrar su huella digital (o parte de ella).

Según datos recopilados y publicados por Google, los usuarios europeos reclamaron que se retiren 3.129.077 direcciones, de las cuales ya se han borrado el 44,6 por ciento (un total de 1.200.746 enlaces).

Las cifras de Google comenzaron a registrarse el 25 de mayo de 2014, doce días después de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que dio inicio a la entrada en vigencia al derecho al olvido.

Cómo evalúa Google los pedidos

Según el propio buscador, las solicitudes para eliminar enlaces se estudian una a una y en algunos casos se pide más información al demandante, y cada una de ellas se somete a una revisión “manual”.

Entre los factores más comunes que justifican la retirada de una URL está la ausencia “clara” de interés público, información sensible -orientación sexual, raza, etnia, religión y afiliación política o sindical-, contenido relacionado con menores y condenas o antecedentes prescritos, exoneraciones y fallos absolutorios.

La empresa puede decidir no retirar las páginas y alega para ello factores como la existencia de soluciones alternativas, razones técnicas o que las URL estén duplicadas. En algunos casos argumenta que la dirección cuya eliminación se ha pedido contiene información de “gran interés público”.