Desmontes: un estudio de la FAUBA analiza los v铆nculos pol铆ticos y econ贸micos con la tala ilegal

Expertos aseguran que estos puntos influyen en la medida y la forma en la pr谩ctica de la deforestaci贸n, principalmente en Santiago del Estero, Salta y Chaco.

Un estudio de la Facultad de Agronom铆a de la UBA (FAUBA) sobre el desmonte ilegal encontr贸 que el capital econ贸mico y los v铆nculos pol铆ticos influyen en la medida y la forma en que se produce la tala il铆cita.

En este sentido, un art铆culo firmado por Sebasti谩n M. Tamashiro para Sobre La Tierra revela que hay un v铆nculo entre las caracter铆sticas de quienes deforestan y la magnitud de la deforestaci贸n.

Luego de la sanci贸n de la Ley de Bosques en 2007 se redujeron los desmontes a nivel nacional, pero en ciertas provincias se siguen perdiendo ecosistemas boscosos a gran velocidad. Santiago del Estero, Salta y Chaco, son ejemplos donde entre 2009 y 2016 se deforestaron de manera ilegal 750.000 hect谩reas, equivalentes a 36 veces la superficie de CABA.

鈥淟a Ley de Bosques se sancion贸 en el a帽o 2007 para reducir los desmontes en la Argentina. Si bien se logr贸 en t茅rminos generales, se siguen perdiendo bosques a un ritmo muy preocupante. La normativa autoriza la deforestaci贸n en determinadas zonas y la proh铆be en otras. En este marco, los desmontes ilegales representan una gran proporci贸n de la deforestaci贸n total en ciertas regiones del pa铆s, como en el Chaco Seco Argentino鈥, destac贸 Daniel Blum a partir de su tesis de grado de la Licenciatura en Ciencias Ambientales de la FAUBA, dirigida por Mat铆as Mastrangelo, investigador del Conicet, y bajo la tutor铆a de Sebasti谩n Aguiar, docente de las c谩tedras de Ecolog铆a y Dasonom铆a de la Facultad.

Blum estudi贸 89 casos de deforestaci贸n ilegal que implicaron la p茅rdida de casi 150.000 hect谩reas de bosque nativo.

Para su investigaci贸n, utiliz贸 informaci贸n de boletines oficiales de las provincias involucradas, documentos de las direcciones de bosques provinciales y de la Auditor铆a General de la Naci贸n, denuncias e informes de ONG, noticias period铆sticas que reportaron desmontes ilegales y entrevistas a informantes clave.

Entre los principales resultados de la investigaci贸n, se encontr贸 una relaci贸n estrecha entre las deforestaciones y la posici贸n social, econ贸mica y pol铆tica de los propietarios de las fincas afectadas, a lo que se denomin贸 鈥減oder鈥.

鈥淒efinimos este concepto a partir de tres variables: el capital econ贸mico, el v铆nculo con funcionarios p煤blicos y el origen geogr谩fico del agente. Aquellos con niveles intermedios o altos de poder tender谩n a desmontar 谩reas boscosas m谩s grandes. El poder de quien desmonta ilegalmente tiene m谩s influencia en c贸mo y cu谩nto se deforesta que las condiciones agroclim谩ticas de la zona鈥, resalt贸 Blum.

鈥淢uchos trabajos cient铆ficos sobre las fronteras agropecuarias del mundo asumen que el productor avanza sobre bosques que tienen las mejores condiciones agron贸micas para maximizar los rindes鈥, afirm贸 Mastrangelo, quien tambi茅n es docente de la Universidad Nacional de Mar del Plata, y agreg贸: 鈥淪in embargo, la realidad es m谩s compleja. Por ejemplo, en el Gran Chaco se deforestan superficies con suelos pobres y pocas lluvias para especular en el mercado inmobiliario. Los actores m谩s poderosos compran tierras, las deforestan y esperan a que aumente su valor para venderla. Una hect谩rea desmontada vale m谩s del doble que una con bosque鈥.

Desde hace d茅cadas, los bosques del Chaco Seco se encuentran bajo una gran presi贸n debido al avance de la actividad agropecuaria. Seg煤n informa el estudio, en las provincias de Salta, Chaco y Santiago del Estero, alrededor del 50% de los desmontes entre 2009 y 2016 fueron ilegales.