Ya se puede ampliar el alcance del Wi-Fi usando el cableado eléctrico

La conexión Wi-Fi es un recurso óptimo para transmitir información entre dispositivos que están en un radio próximo. Pero a medida que uno se aleja del receptor, el alcance de la señal comienza a desfallecer. Una de las soluciones más simples y efectivas para extender la conexión son losnuevos “ Comunicadores de línea eléctrica” (PLC), un sistema que aprovecha el cableado eléctrico para transferir datos a otros rincones de la casa sin pérdida de potencia.
A diferencia de los repetidores Wi-Fi, que precisan ajustar su configuración, los PLC, sin necesidad de cableado o de modificar la infraestructura, ofrecen una velocidad de transferencia uniforme y extienden la cobertura a la distancia que uno requiera. No importa si son 20 o 80 metros, o si uno está en el segundo piso y el otro en el subsuelo. Los PLC hogareños constan de dos piezas, un emisor de señal, que se conecte al router a través de un cable de red y se enchufa a un tomacorriente cercano y otro, más grande y pesado, que actúa como punto remoto. Una vez que se haya enganchado el segundo adaptador a un toma, habrá que sincronizar los dos partes. Basta con pulsar un botón para que se establezca el enlace en forma automática. Para saber si están acoplados, la luz roja de los dispositivos deberá cambiar al color azul.
En el extremo más alejado, si uno quiere conectar un dispositivo, la red no tendrá el nombre del proveedor habitual sino el del PLC. La nueva clave, por lo general, viene grabada en el extensor que se encargará de cifrar cualquier comunicación. Si uno quiere sumar otro módulo, puede comprarlo por separado y agregarlo a la red con sencillez.
El secreto de esta tecnología es un filtrado de frecuencia que, dentro de los cables de luz, separa la información digital de la señal eléctrica para que no se neutralicen. Mientras la corriente viaja a una frecuencia muy baja y a un alto voltaje (220 V), los datos se conducen a muy alta frecuencia y con voltaje relativamente bajo. Al permitir utilizar todos los circuitos electricos de la casa, no necesitan estar conectados en la misma fase porque pueden transmitir a traves de disyuntores y térmicas. Además, si el cableado está defectuoso o tiene un mal aislamiento térmico, la velocidad de los PLC puede verse afectada. La mayoría de los modelos domésticos se basan en la norma Homeplug, que es la responsable de hacer que los datos viajen por el cableado eléctrico sin interferencias.
Al momento de su elección, habrá que considerar el número que acompaña a los PLC, que representa la velocidad de la fibra óptica o el cable módem del usuario. Algunos modelos son de 500, 600, 1200 o 2000, que designa la velocidad máxima de transmisión en Mbps. Dependiendo de la conexión que uno disponga, cuanto mayor sea este número más velocidad se podrá alcanzar.
Además, hay algunos modelos cuyo receptor sólo admite una conexión Wi-Fi, están los que incluyen una entrada Ethernet y los mixtos, que son los más prácticos. El primero se justifica si en el otro extremo hay un smart TV o un celular. Si en cambio hay una PC de escritorio, la única vía posible es mediante un cable Ethernet, que brinda una mayor velocidad. La mayoría vienen con dos puertos, si un quiere conectar una tercer máquina, deberá comprar otro anexo.
Para introducir algunas variantes, como modificar la clave o cambiar el nombre de la conexión, algunos incluyen un soft que se puede instalar en la computadora o el celular y brinda información sobre la velocidad a la que está operando la red. Uno de sus principales inconvenientes es el precio. Los más elementales están en $ 3.000 y los tope de gama, que son más completos y consiguen mejores resultados, superan los $ 8.000.