VOLCAN. Avanza la lava, gases peligrosos en La Palma

Unos 2.500 habitantes de la isla de La Palma (Canarias) han recibido la orden de encerrarse en sus casas como medida de precaución debido a la presencia en el aire de gases vinculados a la erupción del volcán Cumbre Vieja, que podrían ser peligrosos; mientras el magma sigue avanzando en el terreno.

Lo informaron este lunes los responsables del plan de emergencia para este desastre natural.

La decisión se tomó después de que la lava expulsada del volcán alcanzara una zona industrial y se produjera un incendio en una fábrica de cemento que está provocando “emisiones” potencialmente dañinas.

Se están llevando a cabo investigaciones para evaluar el impacto en la calidad del aire, después de lo cual se decidirá si mantener o no a la población confinada.

El área afectada por la directiva de las autoridades se ubica en los municipios de El Paso y Los Llanos de Aridane.

Por el momento, la recomendación para las personas encerradas en la casa es no abrir puertas y ventanas.

Un nuevo flujo de lava provocado por el volcán, en erupción desde el pasado 19 de septiembre, corre el riesgo de destruir edificios que hasta ahora se habían salvado del magma.

En las últimas horas, estas nuevas emanaciones han llegado a un polígono industrial de la localidad de Todoque, que ya fue destruido parcialmente hace días.

Avanza lentamente en una zona más al norte que la superficie atravesada por los principales caudales de lava, pero dentro de la zona ya evacuada al inicio de la erupción y a la que la población no puede acceder.

En total, la lava ya ha enterrado unas 525 hectáreas de terreno, 33 de ellas entre el sábado y el domingo, según los últimos datos proporcionados por los responsables del plan de emergencia por la erupción.

En un momento, el flujo alcanzó una anchura de 1,5 kilómetros. La parte que cayó al mar tras el contacto entre el magma y la línea de costa, un hecho ocurrido hace, días tiene una extensión de unas 34 hectáreas.

En cuanto al transporte aéreo, sometido en los últimos días a cambios por las emisiones de cenizas y gases del volcán, actualmente funciona pues todos los aeropuertos de Canarias están operativos, según la empresa que gestiona los aeropuertos españoles (Aena).

Sin embargo, no se excluyen más suspensiones temporales o cambios en los planes de vuelo, dependiendo de cómo evoluciona la erupción.