VENEZUELA. Recelo y rabia por mega apagón

Incertidumbre y rabia generó el llamado que hizo el presidente Nicolás Maduro a los venezolanos de “prepararse con velas, agua, y radio de pilas” en medio del masivo apagón que, a casi una semana, aún no se solventa completamente, y que ha acentuado la escasez de agua potable y dificultado aún más la compra de alimentos y bienes básicos en el país.

 

Bajo un inclemente sol, decenas de personas hacen largas filas de más de tres horas, en la parroquia San José, al norte de Caracas, en el intento por abastecerse del vital líquido cuyo suministro sigue siendo una incertidumbre.

 

Para Mara Castro, docente de 41 años, el caos que “estamos viviendo parece no tener fin y eso fue lo que nos dijo Maduro anoche cuando llamó abastecerse con velas, agua y demás cosas”.

 

“Es una declaración cínica, que da rabia, que nos dice que no han arreglado nada y que lo está por venir será peor por su incompetencia”, dijo la mujer a ANSA.

 

A su lado, José Díaz, motorizado de 32 años, afirmó que “eso es una alerta Maduro nos va a quitar los servicios”.

 

“Estamos viviendo como en esos países donde hay huracanes, no tenemos agua, luz, comida, efectivo, transporte, medicinas, gasolina, pareciera el fin de este país”, expresó.

 

La gravedad por la falta del suministro del agua ha disparado las alarmas, y algunos analistas advirtieron que desde el punto vista del orden público, “esa preocupación por el vital líquido es más grave que la falta de comida y debe ser atendida de inmediato por el gobierno”.

 

“Caracas es un enorme desierto con 3 millones de personas encima, pero sin una sola gota de agua desde hace días y el agua no se crea”, dijo el ingeniero civil José María De Viana, expresidente de la estatal Hidrocapital entre 1992 y 1999.

 

“Con el cierre del bombeo han dejado de entrar a la capital 15.000 litros por segundo de agua”, acotó.

 

De Viana calificó de “dramática” la situación que está empujando a las personas a eventos que van en contra de su salud porque “están consumiendo agua de mala calidad y estamos teniendo una fuente de contaminación adicional”.

 

El gobierno activó una logística de camiones cisternas para llevar el agua a las comunidades, y la ministra de Atención de las Aguas y presidenta de Hidroven, Evelyn Vásquez, afirmó que se ha logrado 30% en la recuperación progresiva del sistema de distribución y bombeo del agua en la Gran Caracas.