VENEZUELA. Elecciones, recta final controvertida

Las presidenciales anticipadas por la Constituyente en las cuales Nicolás Maduro busca la reelección hasta 2025, entran en una semana crucial y en medio de una diatriba sobre votar o no, en uno de los comicios más cuestionados dentro y fuera del país.

 

Mientras el chavismo insiste en que son unas elecciones “libres y transparentes”, la oposición asegura que es una “farsa electoral, sin garantías” donde “se vota pero no se elige”.

 

Para Johan Perozo, analista político, “no se le puede llamar elección sino simulacro por carecer de garantías y tener alrededor un falso dilema en el esquema de ir o no a votar”.

 

“Todo el mundo sabe que esa convocatoria se originó de manera tramposa, llena de irregularidades, basada en un entramado absolutamente ilegal”, afirmó en diálogo con ANSA.

 

Indicó que para los comicios adelantados por la Constituyente controlada por el chavismo “el gobierno eliminó a la mayoría de los partidos de oposición, la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), inhabilitó candidatos opositores, y dejó algunas organizaciones para que le dieran legalidad en los írritos comicios”.

 

“Este es un acto que está absolutamente descalificado y representa una más del gobierno para prolongar su permanencia en el poder de una manera irregular”, sentenció.

 

A su vez, Miguel Pizarro, diputado por la Unidad Democrática, afirmó que el problema de fondo es que en estos comicios “votamos pero no elegimos”.

 

“Hay un sistema que no tiene tinte indeleble para evitar el voto múltiple, no tiene observación internacional para dar garantías, no tiene ni siquiera una empresa fiable para el software electrónico como era antes Smartmatic”, detalló.