VATICANO. Para Dios nadie es extranjero o excluido

Para Dios “nadie es extranjero o excluido”, dijo hoy el papa Francisco en la plegaria que introdujo la misa en la basílica vaticana, dedicada a los migrantes.

 

“Oh Dios, Padre de todos los hombres, para ti ninguno es extranjero, ninguno es excluido de tu paternidad; mira con amor a los refugiados, a los exiliados, a las víctimas de la segregación y a los niños abandonados e indefensos, para que a todos les sea otorgado el calor de una casa y de una patria, y a nosotros un corazón sensible y generoso hacia los pobres y los oprimidos”, rezó el pontífice.