VATICANO. Papa preocupado por la espiral de violencia en Tierra Santa

El papa Francisco se mostró preocupado y apenado por la espiral de violencia que se vive en Tierra Santa y Oriente Medio y que aleja el camino de la paz y las negociaciones en la región, al término de la audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

 

Su Santidad también invitó “a todas las partes encausadas y a la comunidad internacional a renovar su empeño para que prevalezca el diálogo, la justicia y la paz”.

 

“Estoy muy preocupado y apenado por el agravamiento de las tensiones en Tierra Santa y en Oriente Medio y por la espiral de violencia que aleja cada vez más el camino de la paz, del diálogo y de las negociaciones”, afirmó el pontífice argentino.

 

Asimismo, expresó su dolor por los muertos y heridos y aseguró su cercanía con la oración y el cariño a todos los que sufren.

 

“Reitero que el uso de la violencia nunca lleva a la paz. La guerra llama a la guerra y la violencia llama a la violencia”, advirtió.

 

Y exclamó: “Dios tenga piedad de nosotros”, tras rezar un Ave María.

 

También deseó que el tiempo del Ramadán, el mes santo para los musulmanes, que se inicia mañana, ayude a “caminar por el camino de Dios, que es el camino de la paz”.

 

Francisco se refirió así a la situación que se vive en la frontera de Gaza, donde al menos 60 palestinos han muerto y hay más de 2000 heridos en la respuesta israelí a las manifestaciones contra el traslado de la Embajada de Estados Unidos a Jerusalén.

 

Aunque no se refirió a la decisión del presidente de EEUU, Donald Trump, de trasladar la sede diplomática de Tel Aviv a Jerusalén, en otras ocasiones el Papa había expresado su preocupación y había defendido el statu quo de Jerusalén, conforme a las pertinentes resoluciones de la ONU.