VATICANO. Misas sin tarifa, laicos en funerales y bodas

La Instrucci贸n “La conversi贸n pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misi贸n evangelizadora de la Iglesia”, a cargo de la Congregaci贸n para el Clero, imparti贸 nuevas directivas a las parroquias que les cambian el rostro, volvi茅ndolas m谩s misioneras y menos concentradas en el territorio.

Pero adem谩s, menos modelo “empresarial” y m谩s atentas a los pobres. Y sobre todo, considerando la carencia de sacerdotes, en el futuro -aunque por ahora se subraya que es ‘de modo excepcional’- se podr谩n ver tambi茅n a los laicos, hombres y mujeres, llamados al altar a celebrar algunos sacramentos como el bautismo y las bodas, adem谩s de presidir funerales.

Adem谩s, como pidi贸 varias veces el papa Francisco, se suprimen los tarifarios para las misas.

Se trata de algunas de las indicaciones contenidas en la instrucci贸n “La conversi贸n pastoral de la comunidad parroquial al servicio de la misi贸n evangelizadora de la Iglesia”, a cargo de la Congregaci贸n para el Clero.

Entre las novedades tambi茅n un llamado a los p谩rrocos para que involucren en la organizaci贸n de las actividades tambi茅n a los no bautizados. El Vaticano, en cambio, frena sobre la posibilidad de que los laicos, solos o en grupos, se conviertan en p谩rrocos en sentido estricto: el papel ser谩 siempre asignado a un sacerdote y, en caso de imposibilidad de tener uno a tiempo completo, para supervisar la vida de la parroquia siempre habr谩 igualmente un presb铆tero que coordine por delegaci贸n del obispo.

Esta indicaci贸n pone una “hipoteca” sobre algunas experiencias en curso, sobre todo en el mundo germ谩nico. Adem谩s, se prev茅n tambi茅n p谩rrocos a tiempo determinado.

En cuanto al tema de las “ofrendas”, fue planteado varias veces: desde las misas en sufragio a las de matrimonio, en algunas parroquias rige una suerte de “tarifario”. Pero esto ya no ser谩 posible: la misa y los sacramentos no pueden implicar un “precio que pagar”, una “tasa que exigir”, no se puede “dar la impresi贸n de que la celebraci贸n de los sacramentos, sobre todo la Sant铆sima Eurcarist铆a, y las otra acciones ministeriales, est茅n sujetas a tarifarios”, subray贸 el documento del Vaticano. De todos modos el p谩rroco de “formar a los fieles para que cada miembro de la comunidad se sienta responsable y directamente involucrado en el subvenir a las necesidades de la Iglesia”, agrega la Santa Sede, subrayando que esta “sensibilizaci贸n podr谩 proceder m谩s eficazmente en tanto m谩s ofrezcan los presb铆teros, por su parte, ejemplos ‘virtuosos’ del uso del dinero”.

Pero la novedad m谩s relevante es la apertura a los laicos en la celebraci贸n de algunos sacramentos y funerales. Si se reitera que la eventual elecci贸n de no sacerdotes debe ser dictada por razones “excepcionales”, por primera vez se establece que “el obispo, seg煤n su prudente juicio, podr谩 confiar oficialmente algunos encargos a los di谩conos, a las personas consagradas y a los fieles laicos, bajo la gu铆a y responsabilidad del p谩rroco”.

Entre estas facultades se citan la administraci贸n del bautismo y el rito de las exeguias. Podr谩n presidir la Liturgia de la Palbra, all铆 donde no se puede dar isa por falta de curas (en ning煤n caso, se precisa, podr谩n dar la homil铆a durante la celebraci贸n de la Eucarist铆a).

Adem谩s, “donde faltan sacerdotes y di谩conos, el obispo diocesano, previo voto favorable de la Conferencia episcopal y obtenida la licencia de la Santa Sede, puede delegar a los laicos para que asistan en los matrimonios”.

Luego figuran en el amplio documento las normas que conciernen a la supresi贸n y fusi贸n de parroquias, as铆 como el funcionamiento de organismos internos como los consejos pastorales o para los asuntos econ贸micos.

Todo para responder a aquella “Iglesia en salida” que quiere el papa Francisco, y -tambi茅n tras la experiencia digital ligada a las cuarentenas- ya no comprimible en una l贸gica territorial.