Una lesión obligó a Del Potro a retirarse del Masters 1000 de Roma

Llegan malas noticias desde Roma, a 10 días del comienzo de Roland Garros: Juan Martín Del Potro (5º preclasificado) se lesionó y debió abandonar el partido de octavos de final ante el belga David Goffin (9º) cuando estaba abajo 6-2 y 4-5, con el saque del europeo, y luego de haber perdido dos sets points para nivelar el partido.
La primera señal de que las cosas no iban bien para Del Potro se vio en el tercer game del segundo set, cuando durante un peloteo que lo obligó a deslizarse sobre el polvo de ladrillo, sintió una molestia en la zona del aductor y tuvo que abandonar la cancha por unos minutos para ser atendido por el fisioterapeuta.
Y la definitiva fue en el décimo game, cuando disponía del segundo set point, corrió a buscar una pelota y volvió a sentir el dolor en la zona afectada. Se tomó un punto más para pensarlo, pero ni siquiera pudo moverse para devolver el siguiente servicio de Goffin. Cantó el no va más saludó a su rival y se fue bañado en aplausos.

Un comienzo complicado

Después de un primer turno de saque para cada uno ganado con comodidad, el belga salió a presionar sobre el servicio de un Del Potro que mostraba poca movilidad, y rápidamente encontró el quiebre en el tercer game.
Ya con la ventaja en el bolso, Goffin se afirmó a partir de un primer saque confiable (94% de aciertos y 81% de efectividad -hasta allí había ganado 13 puntos sobre 16-) para mantener la ventaja de un break, y repitió la fórmula del tercer game para volver a quebrar, ponerse 5-2 y luego definir el set con su servicio.
Se lo notaba incómodo a Del Potro. Su escasa movilidad y a la velocidad que imponía Goffin le hizo perder la paciencia, al punto que en el 5-2 y 30-0 del europeo, sorprendió tirando su raqueta al piso, una reacción poco habitual en el tandilense.

Entre el dolor, la ilusión y la frustración

Zafó de cuatro break points en el inicio del segundo set y discutió el game siguiente, ya con el servicio del belga. Pero en el tercer game, llegó la lesión que lo obligó a parar por unos minutos y más tarde lo sacó del partido.
Aún sin grandes cambios, con escasa movilidad, pero con algo más de precisión, Del Potro no dejó pasar el doble break point que tuvo en el sexto game y se escapó 4-2. Pero en el game siguiente volvieron los errores y Goffin recuperó el quiebre para quedar 3-4 y el saque.
Con el saque en crisis (del 83% de aciertos en el primer set bajó al 54%, con una efectividad de apenas el 47%), el belga le dejó servida en bandeja la chance de otro quiebre. Delpo la tomó y se puso 5-3, pero no pudo imponer condiciones con el suyo y Goffin volvió a descontar.
Entonces llegó el game decisivo. El guión se parecía mucho al de los dos anteriores turnos de saque del europeo, que siguió sin tener soluciones con el servicio. Delpo tuvo dos set points que no pudo aprovechar, y todo se terminó cuando el físico dijo basta.
Goffin luchará ahora por un pasaje a las semifinales con el británico Kyle Edmund o el alemán Alexander Zverev (2º), quien viene de levantar la copa en el Masters 1000 de Madrid.
El primer habitante de los cuartos es Fabio Fognini, quien después de su golpe del miércoles al austríaco Dominic Thiem, venció al alemán Peter Gojowczyk y ahora espera al ganador del duelo entre Rafael Nadal (1º) y el canadiense Denis Shapovalov.
Otros partidos destacados de la jornada son Novak Djokovic-Albert Ramos-Vinolas; Benoit Paire-Marin Cilic y Kei Nishikori-Philipp Kohlschreiber.