Un telescopio de ESO ve se√Īales del nacimiento de un planeta

Observaciones realizadas con el Very Large Telescope (VLT), del Observatorio Europeo Austral, han captado las reveladoras se√Īales del nacimiento de un sistema estelar. Alrededor de la joven estrella AB Aurigae hay un denso disco de polvo y gas en el que los astr√≥nomos han detectado una estructura espiral prominente con un “giro” que marca el sitio donde se puede estar formando un planeta. La caracter√≠stica observada podr√≠a ser la primera evidencia directa de un planeta reci√©n nacido.

‚ÄúHasta ahora se han identificado miles de exoplanetas, pero poco se sabe sobre c√≥mo se forman‚ÄĚ, afirma Anthony Boccaletti, que ha dirigido este estudio desde el Observatorio de Par√≠s, Universidad PSL (Francia). Los astr√≥nomos saben que los planetas nacen en discos polvorientos que rodean a las estrellas j√≥venes, como AB Aurigae, a medida que el polvo y el gas fr√≠o se amontonan. Las nuevas observaciones realizadas con el VLT de ESO, publicadas en la revista Astronomy & Astrophysics, proporcionan pistas cruciales para ayudar a los cient√≠ficos a entender mejor este proceso.

‚ÄúNecesitamos observar sistemas muy j√≥venes para poder captar el momento en que se forman los planetas‚ÄĚ, dice Boccaletti. Pero, hasta ahora, los astr√≥nomos hab√≠an sido incapaces de obtener im√°genes lo suficientemente n√≠tidas y profundas de estos discos j√≥venes para encontrar el punto exacto que marca el lugar donde puede estar naciendo un planeta.

Las nuevas im√°genes presentan una impresionante espiral de polvo y gas alrededor de AB Aurigae, situada a 520 a√Īos luz de la Tierra, en la constelaci√≥n de Auriga (el cochero). Este tipo de espirales se√Īalan la presencia de planetas reci√©n nacidos, que ‘patean’ el gas, creando ‚Äúperturbaciones en el disco en forma de onda, algo as√≠ como la estela de un barco en un lago‚ÄĚ, explica Emmanuel Di Folco, del Laboratorio de Astrof√≠sica de Burdeos (LAB), en Francia, quien tambi√©n particip√≥ en el estudio. A medida que el planeta gira alrededor de la estrella central, esta onda toma forma de brazo espiral. En la nueva imagen de AB Aurigae, la regi√≥n amarilla espiral que vemos cerca del centro, intensamente brillante (que, con respecto a su estrella, se encuentra a la misma distancia que Neptuno del Sol), es uno de estos puntos de perturbaci√≥n en el que el equipo cree que se est√° haciendo un planeta.

Las observaciones del sistema AB Aurigae realizadas hace unos a√Īos con el Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA), del que ESO es socio, proporcionaron los primeros indicios de que se estaban formando planetas alrededor de la estrella. En las im√°genes de ALMA, los cient√≠ficos vieron dos brazos espirales de gas cerca de la estrella, que se encuentran dentro de la regi√≥n interior del disco. Luego, en 2019 y principios de 2020, Boccaletti y un equipo de astr√≥nomos de Francia, Taiw√°n, Estados Unidos y B√©lgica, se propusieron captar una imagen m√°s clara dirigiendo hacia la estrella el instrumento SPHERE del VLT de ESO, en Chile. Las im√°genes SPHERE son las im√°genes m√°s profundas del sistema AB Aurigae obtenidas hasta la fecha.

Con el potente sistema de captaci√≥n de im√°genes de SPHERE, los astr√≥nomos pudieron ver la luz m√°s d√©bil proveniente de los peque√Īos granos de polvo y las emisiones del disco interior. Confirmaron la presencia de los brazos espirales detectados por primera vez por ALMA y tambi√©n vieron otra caracter√≠stica destacada: un ‚Äúgiro‚ÄĚ, que indica la presencia de un planeta form√°ndose en el disco. ‚ÄúAlgunos modelos te√≥ricos de formaci√≥n planetaria plantean la presencia de ese giro‚ÄĚ, afirma anne Dutrey, tambi√©n de LAB. ‚ÄúSe corresponder√≠a con la conexi√≥n de dos espirales ‚ÄĒ una girando hacia el interior de la √≥rbita del planeta, la otra expandi√©ndose hacia afuera ‚ÄĒ que se unen en la ubicaci√≥n del planeta. Las espirales hacen que el gas y el polvo del disco acreten hacia el planeta en formaci√≥n y lo hagan crecer‚ÄĚ.

ESO est√° construyendo el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de 39 metros, que se basar√° en el trabajo de vanguardia de ALMA y SPHERE para estudiar mundos extrasolares. Como explica Boccaletti, este potente telescopio permitir√° a los astr√≥nomos obtener vistas a√ļn m√°s detalladas de los planetas en ciernes. ‚ÄúDeber√≠amos ser capaces de ver de forma m√°s directa y precisa c√≥mo la din√°mica del gas contribuye a la formaci√≥n de planetas‚ÄĚ, concluye. (Fuente: ESO)