UCRANIA. Alarma, desconectan central nuclear

La central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, ocupada por los rusos, está cada vez más expuesta a la guerra, con el riesgo de un desastre de proporciones inimaginables.

Se trata de la nueva alarma se produjo cuando la planta se desconectó de la red eléctrica ucraniana, por primera vez en 40 años de funcionamiento, mientras se registraban acusaciones mutuas de Moscú y Kiev de haber provocado el accidente con los continuos bombardeos de la zona.

La conexión se restableció después de unas horas, pero los expertos temen que la seguridad del sitio pueda verse comprometida a este ritmo. Zaporiyia está “totalmente desconectada”, anunció Energoatom durante la jornada, explicando que “los dos reactores en funcionamiento han sido desconectados de la red”.

E incluso si el sistema de seguridad se mantuvo, la Autoridad Nacional de Energía de Kiev señaló con el dedo las “acciones de los invasores”, cuyos repetidos ataques provocaron incendios que volaron dos veces la última línea de comunicación con la red.

Los rusos habían dañado previamente otras tres líneas de comunicación. Después, tras las operaciones de mantenimiento, Energoatom comunicó que la línea eléctrica había sido restablecida.

La versión del incidente por parte de los prorrusos que ocupan la planta desde marzo es diferente.

El problema de la desconexión, que luego se resolvió, fue causado por el “bombardeo ucraniano masivo” que dejó a oscuras a la mayoría de las regiones controladas por Rusia en las provincias de Zaporiyia y Kherson durante varias horas.

En ese contexto, el director general de la AIEA, el argentino Rafael Grossi, expresó hoy su esperanza de que en “días” se produzca la visita de una misión de la Agencia Internacional para la Energía Atómica a la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania, ocupada por los rusos.

Consultado sobre si los coloquios para un acuerdo con los rusos sobre el acceso a la central avanzan, Grossi precisó que “estamos muy, muy cerca”, pero advirtió que la operación es “extremadamente compleja”.