Tras las elecciones, la Cámara de Diputados se aboca a la agenda de temas pendientes

Tras las elecciones legislativas que determinaron la consolidación del Frente de Todos como primera minoría en la Cámara de Diputados, el oficialismo buscará retomar en ese cuerpo una agenda de temas pendientes, entre los que se encuentra el Presupuesto 2022 y otras iniciativas para impulsar el desarrollo, el trabajo y la inclusión.

En ese contexto, la decisión del Gobierno de prorrogar las sesiones ordinarias hasta el 31 de diciembre dará más tiempo a la Cámara baja para tratar una serie de proyectos pendientes, muchos de los cuales serán tratados con la nueva composición del cuerpo después del 10 de diciembre, cuando asuman los legisladores electos en los comicios del pasado 14 de noviembre.

De todos modos, la nueva composición mantendrá la paridad extrema entre el Frente de Todos, con 118 bancas, y Juntos por el Cambio 116, lo que obligará al oficialismo a entablar negociaciones con las bancadas provinciales y otras menores.

La dinámica que tendrá en las próximas semanas la Cámara de Diputados fue analizada días atrás por el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y el presidente del cuerpo legislativo, Sergio Massa, en una reunión donde acordaron poner en marcha una agenda legislativa que priorice los temas económicos y productivos.

Esa agenda ya había sido adelantada por el presidente Alberto Fernández tras los comicios legislativos, al confirmar que enviaría al Congreso un par de proyectos en ese sentido como la nueva ley para la industria automotriz y la de “compre argentino”.

Esas iniciativas estarán vinculadas con el programa económico plurianual que anticipó el Presidente el día de las elecciones legislativas.

Según anticipó el mandatario, este proyecto contemplará “los mejores entendimientos” que a los que hayan llegado hasta el momento en las conversaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Entre los temas que ya están en el Congreso y en los que el oficialismo se enfocará en las próximas semanas se encuentra el Presupuesto 2022, que contempla un gasto total de más de 13 billones de dólares, un crecimiento del 4% del PBI, una inflación del 33% y un dólar a $131,1, y una fuerte inversión en obras públicas.

Si bien aún no se inició el debate de la ley de leyes, el oficialismo aspira a abrir en las próximas semanas el análisis del proyecto enviado el 15 de setiembre por el Gobierno nacional, y planea citar antes del cierre de la discusión al ministro de Economía, Martín Guzmán, para que explique los alcances generales del texto.

Más allá del Presupuesto, el oficialismo buscará avanzar también antes de fin de año con otra serie de proyectos, como el que busca implementar los Comités Mixtos de Trabajo en materia de prevención de Seguridad, Salud, Medio Ambiente y Prevención de Riesgos del Trabajo, presentado semanas atrás por el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

La iniciativa, que sigue los lineamientos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), prevé la creación de Comités Mixtos, con facultades paritarias, para elaborar planes de formación en materia preventiva e implementar medidas para evitar los accidentes y afirmar el derecho a un ambiente laboral seguro y saludable.

Otra de las cuestiones pendientes es la ley de Juventudes, sancionada por el Senado en su última sesión, que promueve el desarrollo integral de los jóvenes de 18 a 29 años residentes en el país y su participación activa en todos los ámbitos de la vida nacional en condiciones de equidad, diversidad y solidaridad.

El proyecto crea tres organismos de Promoción de Juventudes: la Secretaría Nacional de las Juventudes y el Instituto Nacional de las Juventudes, en el ámbito de la Jefatura de Gabinete de Ministros; y el Consejo Federal de las Juventudes, con la participación de integrantes de todas las provincias.

Otra de las iniciativas que está en condiciones de ser debatida en el recinto es el proyecto que busca derogar algunos artículos de una ley del año 1924 que prohíbe el trabajo de las mujeres en diversas actividades laborales.

Se trata de una norma “que impedía el trabajo de mujeres en diferentes actividades que, en ese año, tal vez era justa, pero que a lo largo del tiempo devino en una norma discriminatoria”, según sus fundamentos.

Entre las actividades prohibidas que esta norma busca derogar se encuentran la carga y descarga de navíos; en canteras o trabajos subterráneos; en la carga o descarga por medio de grúas o cabrias; maquinistas o foguistas; en el engrasado y limpieza de maquinaria en movimiento; en el manejo de correas o bien en sierras circulares y otros mecanismos peligrosos.

Además, el temario pendiente contempla la iniciativa que promueve una gestión ecológica de los envases en todo el país para “reducir su impacto sobre el medio ambiente” e integra en el proceso a los trabajadores que se dedican al reciclado, que esta semana recibió dictamen de comisión de Presupuesto y de Recursos Naturales.

El proyecto generó controversias, sobre todo en los sectores de la oposición, que cuestionan la creación de una tasa ambiental, la cual será abonada por los productores responsables de los envases puestos en el mercado, ya que advierten se podría trasladar al precio final que pagan los consumidores

Con esta agenda, la Cámara baja volverá a la actividad luego de que el cuerpo sesionara por última vez el pasado 26 de octubre, en una maratónica sesión que tuvo como eje central el proyecto de etiquetado frontal de alimentos.