TODES. Califican al lenguaje inclusivo como una “curiosidad de época”

    El lenguaje inclusivo está aceptado para una comunidad de hablantes diferentes, desde lo ideológico y es político.

    Más universidades del país aprueban e incorporan el lenguaje inclusivo, en trabajos y producciones académicas. Aseguran que no se trata de algo obligatorio sino opcional, para las personas que deseen emplearlo. En comunicación con la AM990, Orlando Van Bredam, escritor, ensayista y docente formoseño opinó al respecto.

    Esta inclusión está permitida en toda clase de trabajos escritos que se deban presentar ante los profesores: parciales, finales, tesis y monografías. “En el siglo XIX se produjo un debate entre Bello y Sarmiento, por el lenguaje y sus modificaciones de acuerdo a las necesidades inclusivas”, inició diciendo.

    “El lenguaje inclusivo está aceptado para una comunidad de hablantes diferentes, desde lo ideológico y es político. Todos, todas y todos; o todes tienen diferentes connotaciones que el propio pueblo le pone en medio de una evolución dinámica”, reflexionó Van Bredam a la AM990.

    Autor imprescindible de la literatura argentina, Orlando Van Bredam es un referente obligado en el noreste argentino. La calidad de sus obras, donde están presentes el humor, la lírica y la complejidad narrativa lo transforman en un escritor de culto y una voz calificada para hablar sobre la polémica que se generó a raíz de la implementación del lenguaje inclusivo.

    “El español es discriminatorio, a diferencia del inglés que no utiliza género o femenino”, subrayó el escritor, quien opinó que se trata de una curiosidad de época que “no prosperará por la cacofonía” pero si “definirá a partir de una palabra un ideologema”.

    “Hay formas diferentes de hablar según la región, la influencia de otras provincias y no hay un castellano que se hable de una sola manera. Sus matices le agregan belleza y nadie puede decir de qué manera es mejor hablar”, concluyó.