Sergio Massa, el otro gran ganador de la jornada de las PASO

Fue un abrazo desmedido. “Te apreté de más”, le dice Sergio Massa a Axel Kicillof, entre risas, arriba del escenario del búnker del Frente de Todos. Segundos después, otro abrazo, más corto, con palmadas en las espaldas, para enterrar definitivamente en el pasado las críticas entre el líder del Frente Renovador y el kirchnerismo duro. Euforia.

El arrollador triunfo en las PASO del Frente de Todos sobre Juntos por el Cambio, tanto a nivel nacional como a nivel provincial, dejó contra las cuerdas el intento de reelección de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal. Por estas horas en el oficialismo se repiten dos palabras: “paliza” e “irremontable”. Pero la elección también dejó certezas políticas decodificadas en tono de reinvindicación: para Alberto Fernández y para Kicillof, pero también para Massa.

El ex intendente de Tigre, candidato a diputado bonaerense, ocupó el centro de la escena durante los festejos de ayer y Máximo Kirchner lo presentó con “orgullo”. “A pesar de que nos mandaron a dormir, va a ser muy difícil dormir para muchos de nosotros, por la alegría que significa este mensaje de esperanza de millones de argentinos. El camino que nos toca recorrer lo tenemos que recorrer con humildad y con seriedad”, dijo.

El desembarco de Massa al neo-kirchnerista Frente de Todos fue un factor más, además de la crisis económica y los errores no forzados del Gobierno, que explica el resultado en las PASO. Hizo compaña en el conurbano bonaerense y el norte del país, como en la provincia de Jujuy, en la que se impuso como candidato presidencial en las elecciones de 2015.

Además, puso a disposición de la alianza al consultor catalán Antoni Gutiérrez- Rubí, que contribuyó en la estrategia política y en la comunicación para justificar el acuerdo con el kirchnerismo después de muchos años de críticas cruzadas, de enfrentarlos en las elecciones de 2015, y intentar conformar un tercera vía de la mano de Alternativa Federal, el proyecto que nació y murió en cuestión de meses y del que participaron Roberto Lavagna, Juan Schiaretti y Miguel Angel Pichetto.

“Soy de la provincia, soy bonaerense, y cuando construimos esta nueva coalición para darle a los argentinos una nueva mayoría, muchos decían ‘¿cómo van a hacer estos tipos para hacer campaña?’. Dudaban de que tuviéramos la capacidad de sentarnos, de pensar juntos, de trabajar juntos” , afirmó Massa, y le habló directamente a Kicillof: “Quiero decirte Axel que los bonaerenses te dieron una enorme muestra de confianza para gobernar la provincia”.

“El pase de Massa confirmó la polarización de las elecciones, pero lo más importante en el electorado fueron los factores económicos, que fueron subestimados por todos”, reconoció un importante dirigente peronista, que trabaja en la campaña nacional, ante la consulta de Infobae. En esta misma línea, para uno de los principales funcionarios de Vidal el resultado de las PASO “fue un castigo a la crisis económica”. Desde su entorno aseguran que aporto 10 puntos al resultado del kirchnerismo.