Según el Usda, si continúa el cepo a las exportaciones cárnicas argentinas caerán las inversiones y el rodeo

El Departamento de Agricultura de EEUU prevé un escenario similar al de 2008 que dejó un saldo de 12 millones de cabezas de vacunos menos.

De mantenerse el cepo a las exportaciones de carne vacuna argentinas en 2022, impuestas por el gobierno se observará una pérdida de inversiones en la actividad y la caída paulatina de la producción ganadera, indicó el USDA.

Las luces de alerta fueran encendidas por la publicación del informe de previsiones para la Argentina publicado por el organismo estadounidense.

De cara al próximo año, el USDA estima que la producción de carne de vacuno en Argentina alcance los 3,02 millones de t, en niveles similares a 2021, aunque para los representantes del sector, esta situación dependerá del mantenimiento del “cepo cárnico”, indicó Eurocarne.

El 22 de junio de 2021, mediante el Decreto 408, el gobierno anunció la implementación de una reducción de las exportaciones a través de un sistema de cuotas, y al mismo tiempo la creación de un plan ganadero para impulsar la ganadería yproducción de carne de vacuno.

Los principales objetivos del plan son aumentar la producción de carne de vacuno en más de un 50 por ciento, al tiempo que se incrementa el consumo per cápita de los actuales 53 kilogramos a 70 kg y las exportaciones a 2 millones de toneladas, el doble del volumen del año pasado.

Los principales pilares del plan son el apoyo técnico, los incentivos fiscales y las condiciones crediticias subsidiadas

En general, el sector privado es escéptico de este plan ganadero, ya que muchos planes similares se han presentado en el pasado con poco éxito.

Varias organizaciones ganaderas importantes no fueron invitadas a participar en el diseño del plan y, en general, la posición de estos grupos es que el sector se beneficiaría más de una liberalización del comercio y una eliminación de controles de precios y reducción de impuestos.

Las exportaciones argentinas de carne vacuna en 2022 se pronostican en 630.000 toneladas, la más baja desde 2019.

La proyección asume que las políticas actuales que limitan las exportaciones siguen vigentes debido a la continua posición pública de la coalición gobernante a favor de las restricciones a las exportaciones, sin embargo, la regulación actual técnicamente expira en diciembre de 2021.

El presidente Alberto Fernández promocionó públicamente las políticas del gobierno diciendo que han reducido los precios de la carne para los ciudadanos argentinos.

Desde julio de 2021, los precios FOB argentinos aumentaron notablemente, impulsados ​​principalmente por una demanda externa más fuerte, ya que los clientes tradicionales de Argentina vieron cómo sus economías se recuperan de la recesión inducida por la pandemia y, los principales exportadores de carne de vacuno como Argentina, Brasil y Australia han tenido menores suministros exportables.

El precio de los cortes deshuesados ​​refrigerados aumentó más del 30% en la UE y el 15% en Chile, mientras que el precio de los cortes de carne congelados en China aumentó aproximadamente un 10%. Los precios FOB en EE.UU. e Israel se mantuvieron prácticamente sin cambios.

Se espera que China continúe siendo el principal mercado en 2022 para Argentina y represente aproximadamente el 65-75 por ciento de las exportaciones totales.

En los últimos meses, el gobierno argentino puso controles a las empresas que exportaban a este mercado y ha restringido cierta información. Actualmente hay más de 60 plantas locales elegibles para exportar a China.

Se espera que los volúmenes caigan algo, especialmente de recortes de muy baja calidad como resultado de las menores exportaciones de Argentina, menos operadores que asisten a este mercado y la necesidad de optimizar la cuota del gobierno.

La UE, como es habitual, se prevé que sea uno de los principales destinos, con los precios medios más altos como resultado de la Cuota Hilton y la Cuota de Granos de Alto Valor que se cumplen principalmente con cortes refrigerados de alta calidad. Se pronostica que la Cuota Hilton de 29.500 toneladas se completará o casi se completará.

También se espera que Chile continúe siendo un mercado importante en 2022, aunque el volumen podría ser
más bajo que en los últimos años debido a la limitación de la cuota de exportación del gobierno. Argentina enfrenta una fuerte competencia de la carne vacuna paraguaya y brasileña, actualmente los principales proveedores.

Se pronostica un aumento de las exportaciones a Israel, especialmente si continúa la cuota mensual individual de 3.500 toneladas establecida por el gobierno argentino para este mercado.

Las exportaciones son principalmente cortes de cuartos delanteros congelados, kosher deshuesados. Las plantas de sacrificio locales integran las exportaciones a Israel con cortes de lomo y lomo exportados a la UE bajo la Cuota Hilton.

Las exportaciones a los Estados Unidos se pronostican cercanas a las 20.000 toneladas de peso del producto, el volumen de la cuota de bajo arancel que Estados Unidos otorga a la Argentina anualmente.

Las exportaciones fuera de la cuota pagan un 26,4 por ciento y probablemente serán pequeñas, ya que es más conveniente exportar a China.

Además de exportar recortes congelados, los exportadores continuarán explorando y expandiendo nichos de mercado con precios más altos, como carne kosher, certificada Angus y natural. Los cortes refrigerados también son cada vez más importantes.

Brasil seguirá siendo un mercado importante para algunos cortes especiales que son muy populares, como la picanha, el gorro de rabadilla.

Toda la carne de vacuno está deshuesada y en su mayoría se envía congelada. Si la carne de vacuno brasileña enfrenta restricciones de exportación globales debido a las recientes detecciones de EEB, Argentina podría perder participación de mercado en Brasil frente a la carne de vacuno nacional (Noticias AgroPecuarias).