¿Se puede revertir la vasectomía?

Sin duda alguna, la vasectomía es una decisión ardua y determinante. Pese a todo, y reportando pacientes que lamentan el paso por dicha operación, hoy en día es posible revertir sus efectos en clínicas como la de Andromedi. Una pequeña intervención que, bajo el nombre de vaso-vasostomía, promete un éxito de entre el 75% y el 99%.

Recomponiendo los conductos

Para algunos, la cuestión antaño tabú sobre tener hijos pasa sobre la vida como una incógnita que, aun cuán firme sea la decisión final, puede llegar a prolongarse a lo largo del tiempo. De hecho, y a pesar de que el paso por un quirófano pueda parecer de una cristalina determinación, existen sobrados casos de hombres que han acabado por lamentar la vasectomía que se practicaron para evitar tener hijos. Una circunstancia que, lejos de deberse a un mero capricho pasajero del ser humano, requiere de una gran atención y que, por fortuna, la medicina es hoy capaz de revertir.

Conocida como vaso-vasostomía, la técnica quirúrgica para revertir la vasectomía es en nuestro tiempo una manifiesta realidad. Por más imposible que parezca, esta operación, destinada a recanalizar los conductos deferentes del paciente a quien se le practicó una vasectomía, guarda un porcentaje de éxito del 75% al 99% según el consenso científico. Y, aunque dicho procedimiento no esté cubierto todavía por la Seguridad Social, revertir vasectomia en Andromedi.com y otros centros especializados es posible gracias al avance de la micro-cirugía en beneficio de quienes desean recuperar su fertilidad.

Del arrepentimiento a la restauración de la fertilidad

Como promedio, se estima que en España al menos 100.000 varones se someten cada año a una operación de vasectomía, con un bajísimo porcentaje del 0’08% que finalmente desiste del proceso. Sin embargo, también se estipula que aproximadamente el 20% de los hombres se arrepiente. En muchos casos, a raíz de un divorcio que, por un cambio de paradigma en sus vidas, retoma el deseo de paternidad y, de manera consecuente, el acceso a técnicas para revertir la vasectomía. Una operación que, además, tan sólo requiere unos 3 o 4 días de reposo.

A efectos prácticos, y aun existiendo distintos métodos invasivos en mayor o menor medida, una vasectomía consiste en una pequeña intervención quirúrgica mediante la que los conductos deferentes se cortan o bloquean. Por ende, impidiendo el paso de los espermatozoides y, por consiguiente, evitando el embarazo a pesar de la eyaculación. A pesar de que su objetivo es permanente, la vasectomía puede revertirse en 9 de cada 10 casos a través de la vaso-vasostomía o recanalización, reportando apenas un 10% de reducción del flujo que contiene los espermatozoides.

La vaso-vasostomía en profundidad

Accediendo en profundidad a la metodología de la vaso-vasostomía, se trata de una intervención que requiere de microcirugía, dado que permite visualizar con más acierto los conductos sobre los que se realizará la operación. En esencia, se trata de un procedimiento mediante el que los conductos deferentes se unen por la capa interna y externa utilizando anestesia local y sin necesidad de ingresar más de un día en la clínica. Una restauración de la fertilidad propiamente dicha de apenas media hora de duración y, tras ella, pudiendo volver a la vida de forma completamente normal.

Como es evidente, la recuperación de la fertilidad no es inmediata tras la operación. Sin embargo, y según recuerda Andromedi, en el 85% y el 90% de los casos, ya se hallan espermatozoides a los 30 días de la operación. Por lo que el paciente podrá considerarse fértil, a pesar de que la posibilidad de embarazo será progresiva durante los meses tras la intervención. No obstante, también es preciso recordar la posibilidad de que, abordando las edades fértiles y probabilidades de embarazo, sea preferible la fertilización in vitro si la edad de nuestra pareja es superior a los 40 años.

Andromedi: “un acierto seguro”

Una vez más, los avances de la medicina se ponen al servicio de nuestras preocupaciones y necesidades para solventar algo que, a primera vista, podría parecer irremediable. Cabe recordar, no obstante, que el éxito de la vaso-vasostomía depende también del tipo de vasectomía practicada con anterioridad. Dejando de lado el caso de quienes, por carencia formativa, extirpan segmentos largos de los conductos deferentes imposibilitando así su posterior restauración, a partir de vasectomías normales, sin bisturí o sin él y sin pinchazos.

Prueba de su eficiencia lo son los comentarios de los pacientes de la clínica Andromedi, atestiguando una gran profesionalidad tanto por cuanto se refiere a la labor en sí misma, como en referencia a la atención y asesoría brindadas en todo momento. Calificando la apuesta por este centro experto en urología, fertilidad, análisis de ETS y medicina sexual de “un acierto seguro”, pudiendo incluso realizar consultas online para facilitar el abordaje de nuestros problemas. Un irreductible sello de calidad de la mano de uno de los referentes nacionales e internacionales en innovación médica.

https://noticiasdelaciencia.com/art/41390/se-puede-revertir-la-vasectomia