Sabbatella ya es titular de ACUMAR y tendrá a su cargo el saneamiento del Riachuelo

Fue publicado su nombramiento en el Boletín Oficial.

El líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, fue designado hoy como presidente de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), por lo que tendrá a su cargo las tareas de saneamiento del curso de agua.

A través del Decreto 66/2020, publicado este viernes en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo oficializó el nombramiento del ex intendente de Morón y ex titular de la ex-AFSCA.

El texto oficial lleva las firmas del presidente Alberto Fernández; del jefe de Gabiente, Santiago Cafiero; y del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

“Es un orgullo ser parte del equipo de (el presidente) Alberto Fernández y (la vicepresidenta) Cristina Kirchner. Estar al frente de ACUMAR es un gran desafío por el que vamos a trabajar incansablemente para poder hacer de la Cuenca un lugar mejor”, sostuvo el flamante titular del organismo.

Mediante un comunicado, Sabbatella subrayó la necesidad de “trabajar de manera articulada con todos los municipios y organizaciones que son parte de la Cuenca Matanza Riachuelo, llevando adelante un abordaje integral, interdisciplinario e interministerial, para dar respuesta a una necesidad de toda la población”.

“El saneamiento de la Cuenca es una meta muy importante en esta nueva etapa de reconstrucción de la Patria: vamos a trabajar fuertemente con todos y todas para llevarla adelante”, añadió.

La Cuenca Matanza Riachuelo posee una superficie aproximada de 2047 kilómetros cuadrados, en los que viven unas 5.800.000 personas: ése número representa el 15 por ciento de la población de la Argentina.

Además, abarca parte de catorce municipios bonaerenses (Lanús, Avellaneda, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, La Matanza, Ezeiza, Cañuelas, Almirante Brown, Morón, Merlo, Marcos Paz, Presidente Perón, San Vicente y General Las Heras), así como también la Ciudad de Buenos Aires.

En 2008, un fallo de la Corte Suprema de Justicia condenó a la Nación, Ciudad, Provincia y municipios a hacerse cargo del saneamiento de la cuenca, que históricamente fue un foco de contaminación y de incumplidas promesas políticas.