Rodrigo Lussich explicó por qué abandonó el piso de “Polémica en el Bar” luego de su pelea con Chiche Gelblung: “Mi cuerpo se defendió de un maltrato”

En “Intrusos”, el periodista aseguró que padeció estas actitudes de su colega durante “veinte años” y dijo que tenían que ver “con un estilo arcaico” para el que ya no hay lugar en la televisión

La reacción de Rodrigo Lussich sorprendió a todos. Después de sentirse destratado por Chiche Gelblung durante la edición de jueves de Polémica en el Bar, el periodista decidió abandonar abruptamente el piso del programa. Algo que nunca antes había hecho en su larga carrera profesional.

Todo se había desencadenado por un comentario del Gelblung, quien cuando Lussich hacía referencia a las irregularidades encontradas en la clínica del doctor Rubén Mühlberger, le dijo que él hablaba del “médico de los famosos” pero no de “los que atendieron a (Débora) Pérez Volpin”, la periodista fallecida el 6 de febrero de 2018 luego de haber sido sometida a una endoscopía.

“¿Qué me venís a correr, Chiche? Hablé del caso Pérez Volpin cuando tuve que hablar, ahora Mühlberger es el caso del momento, por eso hablo”, respondió entonces Lussich, quien, sin dudarlo, se retiró del estudio sin dar más explicaciones. Sin embargo, en la edición de hoy de Intrusos, Jorge Rial señaló que en lo personal le había molestado ver a Lussich “en esa situación”. Y quiso darle el espacio al panelista para que hiciera su descargo.

“A mí me resultó muy incómodo vivirlo. Nunca me había levantado de un estudio. Pido disculpas por eso, porque soy un profesional y no es lo que se espera de uno. A la gente de Polémica en el bar, a Mariano (Iúdica), a Gustavo Sofovich, a la producción, a las autoridades del canal”, comenzó diciendo Rodrigo.

Y luego continuó: “Mi cuerpo se defendió de un maltrato. Trabajé con Chiche Gelblung, a quien a nivel personal estimo y aprecio, al igual que a su familia. Pero a nivel profesional han sido veinte años de una cantidad de situaciones de forreo. Como movilero suyo, como columnista en Radio Mitre durante años. Como socio, que con Adrián (Pallares) hemos sido”.

Lussich aseguró que el trato de Chiche era “producto de un estilo” y que no era “personal”. Pero dijo: “En un momento ayer, cuando me vi sentado en la silla siendo forreado una vez más por Chiche Gelblung, sentí un déjà vu como diciendo: ‘Esto no me está pasando a mí de nuevo, no me puede estar pasando una cosa así’”.

Entonces explicó que en la discusión del día anterior había sentido un “ninguneo” que venía de alguien que él quiere, que por eso le dolía “más todavía”. Y explicó: “Ante la situación de maltrato mi cuerpo se defendió. Y, al mismo tiempo, creo que fue lo que pude hacer para evitar un mal mayor o una situación más penosa. No me parece que sea la reacción más correcta levantarse de un programa, pero de verdad creo que fue el mal menor frente a lo que me estaba pasando, que tiene que ver conmigo, con una relación profesional en la que he sufrido un montón de forreo”.

Lussich aseguró que estas actitudes de Gelblung también las han padecido “muchos profesionales, colegas, productores, columnistas y movileros”. “Insisto: tiene que ver con un estilo, un estilo que no va más, un estilo arcaico en los medios por el que yo lucho también desde mi lugar de entretener y hacer reír, para no fomentar. La televisión del forreo, del maltrato, la televisión de los garcas no va más. La televisión de estos personajes que ya hoy son arcaicos y que atrasan cien años, no va más”.

Rodrigo, que en otro tiempo lo tuvo a Gelblung como jefe, explicó: “En una posición de trabajo dominante, fui víctima. Hoy soy un par. Y no voy a soportar maltrato de ningún tipo. Ante esa situación me levanto y me voy, sin nada que decir ni que agregar. Es lo que pude, es lo que me salió”. El periodista reconoció que no se sintió nada bien actuando de esa forma. “La pasé como el culo, no se lo deseo a nadie, pero es lo que pude hacer frente a una situación de maltrato que, en mi caso, me llevó a situaciones que he vivido y que hace mucho, por suerte, no vivía”, aseguró.

Finalmente, Lussich, quien hasta hace unos meses estaba conduciendo Confrontados, por El Nueve, reflexionó: “He vuelto a sentarme en una mesa, a ser parte de equipos. Me siento orgulloso, me encanta, me pelo el culo laburando, genero contenido. Me dan un lugar hermoso, como el que vos (a Rial) me das acá, pero no es a cualquier precio. Hay un axioma que dice que estar en la tele es a cualquier precio, para mí no. Estar en la tele, hacer mi laburo, no es a cualquier precio. Y mucho menos si el precio es un pan amargo y un maltrato. En mi caso no me lo merezco. Nadie se lo merece. Pero es mi límite”.