Restablecen tránsito en ruta que había sido cortada por riadas del río Pilcomayo

Uno de los frentes de trabajo estuvo centrado en instalar y habilitar un puente metálico en el corte producido en la ruta 419 que une Ingeniero Juárez con Palmar Largo, entre otras muchas poblaciones.

Con un río Pilcomayo con una tendencia bajante, más allá de que aún persiste un escenario fluctuante, no solo se mantiene la asistencia de familias damnificadas, sino que se acentúan las labores tendientes a restablecer el tránsito en rutas cortadas y conducir las riadas por cañadas reactivadas y así no afectar zonas pobladas.

Quien expone el contexto actual es el coordinador del PE, Aldo Ingolotti, señalando que uno de los frentes de trabajo estuvo centrado en instalar y habilitar un puente metálico en el corte producido en la ruta 419 que une Ingeniero Juárez con Palmar Largo, entre otras muchas poblaciones. Se trata de la popularmente llamada “Ruta del petróleo”, la cual producto de las riadas de la crecida descomunal experimentado por el río Pilcomayo produjeron el corte y la interrupción del tránsito vehícular durante varios días.
Pero la labor de maquinas y obreros, sobre todo de Vialidad Provincial, permitieron instalar este importante puente metálico que acaba de habilitarse.

“Se trata de un puente importante y con capacidad para soportar el paso de equipos de camiones cargados, con lo cual superamos esta contingencia producida por las enormes riadas que se desplazan”, explicó, para confirmar que otro de los cortes importantes se encuentra sobre el nuevo camino 400 que interrumpió el tránsito entre la ruta 81 y El Chorro, el que se encuentra a unos 21 kilómetros de esta última localidad.

Explicó Ingolotti que “en simultáneo y ante la masa de agua que se desplaza reactivando cauces “muertos” hace décadas  -abundan en la zona con características similares de estructura bien definida e importante profundidad, hace que trabajemos para conducir las riadas por estas cañadas y así sortear urbanizaciones importantes como Pozo de Maza y proteger a su pobladores”.

“Al mismo tiempo y viendo el escenario de un nivel normal para la época, con una tendencia bajante, estamos previendo que muy pronto quedara atrás definitivamente las actuales fluctuaciones y nos abocaremos a habilitar el transito normal entre La Mocha-La Rinconada. Esto permitirá que las familias evacuadas preventivamente en el centro “Solidaridad”  puedan regresar a sus casas”, expuso.

De todos modos y mas allá de su optimismo en ir superando progresivamente las secuelas de lo que definió como “descomunal crecida”, el coordinador del Poder Ejecutivo considera que “debemos redefinir las estrategias a fin de encarar las labores que anualmente nos exige y de manera anticipada el ciclo de aguas altas que se vendrá”.

“Esta gigantesca inundación que aun hoy debemos soportar no registra referencias 80 años atrás. El agua en línea recta esta a casi 20 kilómetros de Pozo de Maza, cañadas que solo acumulaban agua cuando precipitaba ahora están colmatadas y montes secos por décadas están inundados”, graficó.

Para Ingolotti este nuevo escenario que dejo esta crecida del río Pilcomayo “nos desafía a redefinir como se trabajará de ahora en más, nos exige nuevos estudios topográficos, analizar el cumulo de cañadas que surcan toda la región. En fin, la naturaleza y dinámica muy propia del Pilcomayo, su andar errático es todo un reto para ser eficientes, ya que mas allá de las graves dificultades que nos genero, hay que reconocer que la planificación y decisión política del gobernador (Gildo) Insfran hizo que hayamos tenido un mínimo impacto social”.