Reino Unido admite que entró en recesión y anuncia un plan de austeridad para solucionar la crisis

El gobierno británico ha anunciado este jueves una dolorosa receta para paliar su crisis económica.

Y es que el ministro de Finanzas de Reino Unido, Jeremy Hunt, afirmó que el país ha entrado en una recesión económica y que la nación sufre la inflación más alta en 41 años.

La subida de precios se sitúa en una tasa superior al 11% poniendo en riesgo las economías familiares y el ecosistema empresarial británico.

La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR) pronostica que la economía británica se contraerá un 1,4% el próximo año, antes de recuperarse un 1,3% en 2024.

Muchos economistas hablan de una “recesión técnica” cuando se contrae el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante dos trimestres consecutivos.