Qué es la hipertermia, una condición que puede matar a un bebé en una hora

Según la autopsia, la beba olvidada por su padre en el auto murió por hipertermia y asfixia a las cinco horas de haberla dejado en el vehículo. En total permaneció 9 horas con las ventanillas completamente cerradas en el coche estacionado sobre la vereda de su casa, en Ceraso y Avenida La Plata, en la localidad bonaerense de Santos Lugares. Ante la conmoción por este caso, los pediatras hacen una importante aclaración.
La causa de la muerte no debe alegarse a cantidad de horas que duró el olvidó de la nena, sino al olvido en sí. “Podría haber muerto a la hora”, dice a Clarín Eduardo Silvestre, jefe de área en el Hospital Garrahan y divulgador científico de grupo Medihome. “Ningun bebé resiste esa temperatura. Es clave saber que un auto, con un chico adentro, es una invitación a un accidente fatal. En una hora puede morir”, reforzó el pediatra Diego Montes de Oca.
La hipertermia, explica Silvestre, es lo contrario de la hipotermia. “Se produce cuando la temperatura del cuerpo, que debe ser de entre 36 y 37 grados, se eleva -lo que es equivalente a la fiebre- por la temperatura externa. Eso implica un gasto de energía. Al mantenerse en esos niveles durante mucho tiempo o en menos de una hora si es extrema -como estar al rayo del sol en un auto-, los sistemas corporales empiezan a fallar. La hipertermia se produce justamente porque el cuerpo no puede regular su temperatura. Por ejemplo, se produce una disfunción renal”, detalla el especialista.
Pero la clave es que la hipertermia es letal en un bebé, no así en un adulto, aunque sí en un anciano. “Esto es así porque el 75% del peso de un bebé es agua, mientras que en un adulto ese porcentaje es del 40%”, dice Silvestre, eso se traduce en que un bebé y un anciano son más dependientes del agua que una persona adulta. “El bebé que esté en el auto a temperatura extrema o durante mucho tiempo, comienza a deshidratarse, a transpirar y a respirar de forma agitada. Así, pierde agua mucho más rápido”, asegura.
Por eso aconseja no dejar a un bebé en el auto “ni para bajar a hacer un pago y volver”. Precisamente, no es necesario que sea un auto, dice, “a un bebé no se lo debe dejar solo ni en una habitación mientras vamos a la cocina a preparar su mamadera. Hay que agarrarlo y llevarlo”.
Ante la antesala del calor de verano, advierte que “muchos estados de confusión de ancianos, que están en su casa y pierden la noción del tiempo y espacio, se dan porque no sienten sed y terminan deshidratados por la hipertermia”.
En cuanto a la asfixia, los resultados finales de la autopsia de la beba determinarán si fue la principal causa de muerte o la segunda, combinada con la hipertermia. Silvestre aclara que “para que el oxígeno se agote, tiene que ser un ambiente absolutamente cerrado, que no es el caso de un auto. Las dos circunstancias, temperatura elevada y disminución de la cantidad de aire en el medio ambiente, se pueden sumar para producir la muerte”.