¿Puede cerrar Twitter?: renuncias masivas y clausura de las oficinas

¿Cierra Twitter? Esa es la pregunta que se hacen muchos en las últimas horas. Varios empleados de esa compañía anunciaron su renuncia en la noche del jueves. La decisión trasciende luego del ultimátum que les dio el nuevo propietario de la red social, Elon Musk, sobre “trabajar extremadamente duro” o abandonar la firma y recibir “una indemnización de tres meses de sueldo”. El acceso a las oficinas y las credenciales para entrar están bloqueadas hasta el próximo lunes.

Los despidos masivos de trabajadores, el abandono de directivos, la retirada de anunciantes, las erráticas decisiones sobre la verificación de usuarios, y sus controvertidos anuncios, como “Twitter hará muchas cosas tontas en los próximos meses. Mantendremos lo que funciona y cambiaremos lo que no funciona”, forman parte a su vez del caótico desembarco del dueño de Tesla y Space X.

Aunque la plataforma no desapareció de forma inmediata este jueves, como se rumoreaba, muchos usuarios comenzaron a discutir e investigar a qué otras redes sociales “mudarse”. Mientras tanto, medios como The New York Times indican que el propio Musk y sus asesores más cercanos están reuniéndose a contrarreloj con el plantel fundamental para el funcionamiento de la plataforma para pedirles que no se marchen, y así evitar una catástrofe.

Son cientos los empleados que tomaron la decisión de renunciar, sostienen los medios internacionales, e incluso algunos trabajadores contaban con 10 años o más de antigüedad. “De: DM de Ingeniería a Elon Musk. Asunto: Adiós”, publicó un usuario en la red social que se identifica como ingeniero en Twitter y que tiene más de 34.000 seguidores.

Empleados furiosos con Elon Musk

La cuenta de la plataforma de Slack de Twitter, donde los empleados suelen dialogar por cuestiones laborales, fue el espacio donde muchos anunciaron la decisión de no quedarse para el restablecimiento cultural de “Twitter 2.0” de Musk.

Twitter tenía aproximadamente 2900 empleados restantes antes de la fecha límite de anoche después de que el magnate despididiera a aproximadamente la mitad de su plantel de 7500 personas cuando asumió el cargo y se sucedieran numerosas renuncias.

Un grupo de trabajadores salientes informó a la revista The Verge que por la magnitud de las renuncias de esta semana, la plataforma podría colapsar en cualquier momento. También indicaron haber visto cómo los “ingenieros legendarios” le dan la espalda a Musk. “No puedes seguir con Twitter sin nosotros”, le advirtieron.

“Parece que todas las personas que hicieron que este lugar fuera increíble se están yendo”, dijo el miembro del personal de Twitter. “Será extremadamente difícil para Twitter recuperarse de aquí, sin importar cuán duros intenten ser las personas que quedan”.

En tanto, sobre la salida de varios de los ingenieros en sistema de más alto rango dentro de Twitter, expresó: “Si se caen, no hay nadie a quien llamar cuando se rompe la mierda”. Así todo, Elon Musk no pareció haberse conmovido por el repudio masivo de sus trabajadores y no aflojó a su postura. Por el contrario, ratificó que estaba seguro de su decisión con un tweet que publicó anoche: “Las mejores personas se quedan, así que no estoy muy preocupado”.

La polémica carta de Elon Musk que desató el caos

Según el mail que fue filtrado por varios sitios especializados, el flamante propietario de la red social anunció que para crear Twitter 2.0 haría falta “trabajar muchas horas a alta intensidad” y que solo quienes ofrezcan un “desempeño excepcional” pasarán esta etapa de “corte”.

“Si estás seguro de que quieres ser parte de la nueva Twitter, por favor pulsa sí en el enlace de debajo”, se señaló en el mensaje, que contiene un link a un formulario que cada empleado puede rellenar.

“Cualquiera que no lo haya hecho para las 5pm ET de mañana (jueves) recibirá tres meses de indemnización”, agregó Musk, dando de plazo hasta las 17.00 del jueves, hora de Nueva York.

En el mensaje, el magnate sudafricano adelantó que la empresa va a estar a partir de ahora más enfocada hacia la ingeniería y que los programadores constituirán la mayor parte de la plantilla y tendrán mucha influencia. “En el fondo, Twitter es una empresa de software y servidores, así que creo que esto tiene sentido”, apuntó el empresario.