Por primera vez en la historia de Japón, un ministro se tomará una licencia por paternidad

En un gesto insólito para los integrantes del Gobierno nipón, el ministro Shinjiro Koizumi anunció el miércoles su intención de tomar dos semanas de baja por paternidad, algo de por sí muy inusual para el común de los japoneses.

Koizumi, titular de la cartera de Medio Ambiente, de 38 años, es el integrante más joven del gabinete del conservador Shinzo Abe. De hecho, es el tercer ministro más joven de Japón desde el final de la II Guerra Mundial.

Es hijo del ex primer ministro Junichiro Koizumi (2001-2006) y ya desde diez días después de que asumiera el cargo, el 11 de septiembre pasado, dio la nota al asegurar en Nueva York que la lucha contra el cambio climático debería ser “sexy” y “divertida”.

Hubo polémica hasta para saber cómo podría traducir al japonés el Gobierno el término “sexy” referido a ese tema por la multiplicidad de contextos, ya que Koizumi habló en Nueva York en inglés. Al final, optó por asimilarlo a una idea “atractiva”.

Koizumi se casó en agosto pasado con Christel Takigawa, y la pareja anunció recientemente que esperaba descendencia.

En declaraciones a los periodistas, el ministro anunció este miércoles que se tomará dos semanas de permiso cuando nazca su hijo, a finales de este mes.

Se tomará esas dos semanas en total durante los tres primeros meses después del parto reduciendo su horario de trabajo y cumpliendo sus funciones a distancia.

La idea, dijo, “es crear un entorno en el que (los padres) en el Ministerio de Medio Ambiente pueden tomar también su permiso por paternidad sin ninguna vacilación”.

La decisión de Koizumi fue ensalzada hasta por el veterano ministro portavoz del Gobierno, Yoshihide Suga, de 71 años, quien dijo que esperaba que ese anuncio tenga una “influencia positiva” en el papel de los hombres para involucrarse en las tareas del hogar.

De acuerdo con datos oficiales, a pesar de que el permiso por paternidad está reconocido en la legislación nipona, en 2018 lo disfrutaron el 82% de las nuevas madres, pero sólo el 6% de los padres.

Con información de AFP