Polémica en el Vaticano – Benedicto XVI negó haber escrito un libro en el que pide al papa Francisco que no modifique el celibato

El papa emérito Benedicto XVI negó este lunes ser el coautor del libro que saldrá a la venta en las próximas horas en el que se cuestiona la posibilidad de que el actual pontífice, Francisco, pueda avalar la ordenación sacerdotal de hombres casados para casos particulares y en el que se considera “indispensable” mantener el celibato de los sacerdotes.

“Creo que el celibato tiene un gran significado y es indispensable para que nuestro viaje hacia Dios siga siendo la base de nuestra vida”, sostiene un párrafo atribuido al alemán Jospeh Ratzinger en el libro ‘Desde el profundo de nuestro corazón’, que este miércoles publicará Fayard en Francia y que lo tiene como coautor junto al cardenal guineano Robert Sarah.

Sin embargo, el entorno del pontífice emérito, de 92 años y en frágiles condiciones de salud, desmintió este lunes a última hora de Roma que el pontífice emérito fuera el autor de las líneas que se le atribuyeron. Sí reconocen una colaboración en que el pontífice emérito le hubiera facilitado al cardenal guineano algunos puntos de un texto en el que había trabajado.

Las fuentes consultadas por Télam hicieron hincapié en que Ratzinger no está en condiciones de emprender una obra de esas características y sugirieron una posible “manipulación” de su nombre.

La desmentida puntualizó también en que, desde que renunció al pontifcado en 2013, Ratzinger nunca firma sus obras solo “Benedicto XVI”, sino que agrega su nombre alemán, Joseph Ratzinger.

Conocida la difusión del libro, el vocero papal Matteo Bruni había difundido este lunes un comunicado a los medios acreditados ante el Vaticano, entre ellos Télam, en el que afirmó que “la posición del Santo Padre sobre el celibato es conocida“, y recordó palabras de Jorge Bergoglio a inicios de 2019 en las que el Papa argentino solo planteaba la posibilidad de un cambio en la materia “en localidades remotas”.

La supuesta obra de Ratzinger, anunciada como coescrita con el cardenal guineano Robert Sarah, considerado uno de los jefes de la oposición conservadora a Jorge Bergoglio, saldrá a la luz a semanas de que Francisco publique su exhortación sinodal con las conclusiones del Sínodo amazónico de 2019 en la que podría incluir una apertura a la abolición del celibato para casos puntuales.

“No puedo callar” antes esta posibilidad, agrega supuestamente Ratzinger en su texto. A inicios de año, en una entrevista a medios alemanes, Ratzinger había reconocido que le faltaba “la elocuencia” de otras épocas y que se veía ya “en el final de la vida”.

En el libro, anticipado por el diario francés Le Figaró, Benedicto y Sarah reconocen teóricamente que la motivación para la obra fue el Sínodo dedicado a la Amazonia que convocó Bergoglio en octubre pasado y luego del que los obispos le recomendaron al actual Papa avanzar con la posible ordenación de hombres casados para algunas zonas con poca vocación sacerdotal.

“En los últimos meses, a medida que el mundo ha estado resonando con el alboroto creado por un extraño sínodo mediático que ha prevalecido sobre el sínodo real, nos hemos visto, nos hemos encontrado”, agregaron Ratzinger, de 92 años, y Sarah, de 74, en base a lo difundido por Le Figaro.

A fines de octubre, los participantes del Sínodo dedicado a la Amazonia le entregaron a Bergoglio un documento con las conclusiones de la reunión, entre ellas la propuesta para avanzar en la ordenación de hombres casados.

“Proponemos establecer criterios y disposiciones de parte de la autoridad competente, en el marco de la Lumen Gentium 26, de ordenar sacerdotes a hombres idóneos y reconocidos de la comunidad, que tengan un diaconado permanente fecundo y reciban una formación adecuada para el presbiterado, pudiendo tener familia legítimamente constituida y estable”, plantearon los participantes en el punto 111 del documento de 120 párrafos entregado al pontífice.

En ese marco, tras la difusión de los primeros extractos del libro supuestamente escrito por Ratzinger y Sarah, la prensa especializada consideró a las palabras del papa emérito como un gesto polémico hacia Bergoglio.

“El pontificado emérito será la reforma final de Francisco”, planteó en Twitter el británico Austen Ivereigh, autor de varios libros sobre Jorge Bergoglio.

“¡Una puñalada trapera! Benedicto, al renunciar, dijo que subía al monte a rezar”, planteó luego el español José Manuel Vidal, director del sitio religión digital.

Fuente: Telam