Peso de faena: La recría ya se refleja en el gancho

Con una mayor cantidad de novillos y animales más pesados enviados a faena , los kilos ganados a pasto comienzan a verse plasmados en la media res.

ROSARIO. El peso de los animales enviados a faena muestran un crecimiento que en las medias res se refleja en un incremento de 7 kg/r/h, comparado con los promedios de los últimos cuatro años.

Los datos de mayo muestran 1.154.426 animales faenados que aportan un total de 267.295 toneladas de carne, equivalente carcasa.

De acuerdo a los datos publicados por Rosgan, en lo que va del año el peso de faena pasó de 225 a 232 kilos por res/c/h.

Si bien existen registros de 2021 con pesos medio superiores a esta última marca, no son más que el resultado de una composición de las faenas alteradas por el cierre de las exportaciones, especialmente durante los meses de junio a septiembre, donde rigió el cepo más duro.

El peso promedio de la res con hueso aumento en 7kg
En este sentido, una de las categorías que bajó fuertemente su participación a partir de estas medidas fue la vaca de conserva cuyo kilaje suele presionar a la baja los promedios.

A su vez, también incidió la demora en la salida de muchos machos que, al momento del cierre, se encontraban listos para faena y debieron permanecer en los campos, sumando kilaje.

También, aunque en menor medida, influyó en los primeros meses de vigencia del cepo, la faena para exportación se centró en el abastecimiento de los contingentes arancelarios, cubiertos mayormente con novillos pesados. Una serie de alteraciones que contribuyeron a elevar transitoriamente el peso promedio de faena.

El peso obtenido de la res en los primeros cinco meses pasó a 230kg
Pero, exceptuando en análisis, si se toman solo los primeros cinco meses del año (enero-mayo), el peso medio por res en gancho obtenido es de 230 kilos, solo se equipara al obtenido en 2011, luego de un período de fuerte liquidación de hacienda.

A lo largo de 2011, se redujo considerablemente la participación de hembras en la faena y es en este punto donde hallamos la principal diferencia respecto de lo que sucede actualmente.

Se observa un leve incremento de los hembras que se envían a faena, pasaron de 45,7% a 46,1%
Mientras que en 2011 y 2012 los pesos de faena aumentaban en un contexto de fuerte retención de vientres, con tasas de participación en torno al 38% sobre la faena total, ese año se incrementa el peso medio, sin cambios significativos en la participación de los vientres.

Por otra parte, comienza a percibirse un ligero incremento en la proporción de hembras que llegan a faena (45,7% a 46,1%) aunque, por el momento, se mantienen los niveles considerados de equilibrio para el stock nacional.

Este es el dato que revela un crecimiento genuino de los kilos que llegan a faena. Independientemente de la composición, tanto machos como hembras registran incrementos en los kilos obtenidos.

En los primeros cinco meses, las vacas y vaquillonas, mostraron un peso promedio de faena que llegó a los 209 kilos por res contra 206 kilos en 2021, mientras que los machos, en conjunto, alcanzan un promedio de 248 kilos contra 243 kilos en 2021 y 241 kilos, en igual período de 2020.

A su vez, en la categoría de los machos, viene creciendo la faena de novillos, algo que también contribuye a elevar los promedios generales.

En mayo último, se faenaron 109.458 novillos, un 22% más que en abril y un 48% más que en mayo del año pasado, aunque este mes se encuentra fuertemente condicionado por el cese de comercialización de hacienda de entonces.

Los envíos de vacunos a faena aumentaron 10% en los primeros cinco meses del año
Lo cierto es que, en los primeros cinco meses del año llegaron a faena 444.163 novillos, un 10% más que los envíos un año atrás, con un peso medio por res obtenida de 288 kilos contra 279 kilos promedio, en igual período de 2021.

En tanto los novillitos, aun con una ligera caída en animales faenados (-0,6%), las 2.280.889 cabezas registradas este año arrojan un peso promedio por res de 237 kilos contra 234 kilos, el año pasado.

En concreto, con recrías pastoriles más largas, comienzan a aparecer categorías más pesadas en la faena que redundan en una mayor producción de carne por animal en stock (Noticias AgroPecuarias).