Pedro Castillo mantiene su esperanza

El candidato de izquierda Pedro Castillo, de Perú Libre, mantiene una leve ventaja frente a la derechista Keiko Fujimori, de Fuerza Popular, en el ajustado conteo de votos de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Perú, donde la hija del expresidente Alberto Fujimori, sigue sosteniendo que hay un “fraude”, aunque sin aportar pruebas.

Con el 98,1% de las boletas escrutadas, el maestro Castillo aún tiene esperanzas concretas de asegurar su triunfo para la presidencia del país para los próximos cinco años.

Según el último comunicado de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), el candidato de izquierda lograba el 50,26% de los votos, contra el 49,72% obtenidos por su rival.

Tras ver que las cifras a su favor comenzaron a revertirse, Keiko Fujimori siguió sosteniendo su denuncia de “fraude” durante la jornada, pero por ahora no pudo aportar ninguna prueba que confirme su afirmación.

Castillo logró ponerse al día y acumuló hasta casi 100.000 votos por delante, que luego cayeron a 92.384 actualmente. El candidato de Perú Libre cuenta con 8.657.705 votos, contra los 8.564.321 de la hija de Alberto Fujimori.

Esta leve ventaja de Castillo se debe a su éxito en 16 de las 25 regiones más pobres del Perú, frente a las nueve conquistadas por su rival, que sin embargo triunfó en la de Lima, donde vive un tercio de la población nacional.

En Argentina, por ejemplo, la comunidad peruana eligió por mayoría a Keiko Fujimori, la cual se impuso a Castillo por un total de 15 puntos porcentuales.

Según la página web de la ONPE, la candidata derechista reunió en Argentina 24.454 votos (57,3%), mientras que el maestro Castillo contó con 18.217 sufragios (42,7%).

Sin embargo, la prudencia en cuanto al resultado final es imprescindible, por al menos tres motivos: la afluencia de sufragios de último momento del exterior, mayoritariamente a favor de Fujimori; la existencia de más de 1.384 “actas observadas” (actas impugnadas) equivalentes a decenas de miles de votos a los que nadie sabe a quién irán, y poco menos de 2% de las papeletas aún faltan por ser escrutadas.

Mientras tanto un gran número de simpatizantes de los partidos de ambos candidatos se acercaron hoy a las inmediaciones de la sede central de la ONPE a la espera de poder conocer el resultado final y celebrar la victoria del que ocupará el lugar del presidente interino Francisco Sagasti.

Lo último que terminará por contabilizarse será el voto del extranjero, que puede ser decisivo.

En la primera vuelta, celebrada el pasado 11 de abril, Castillo ganó con el 19% de los votos, seguido por la hija del autócrata Alberto Fujimori, que recibió el 13% de los sufragios.