Paula Pareto está dispuesta a reverdecer laureles

La bonaerense Paula Pareto, campeona olímpica en Río de Janeiro 2016, está dispuesta a reverdecer laureles en el judo argentino en estos Juegos de Tokio 2020, que empezarán este viernes 23 un año más tarde de lo previsto, a causa de la pandemia del coronavirus.

La médica traumatóloga que atiende en el Hospital de San Isidro, de 35 años, intentará conservar el lugar más alto del podio que logró en territorio brasileño cinco temporadas atrás, cuando empiece a competir en la categoría hasta 48 kilogramos.

La también ganadora de la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, en la misma división, admite no tener la misma preparación que tuvo para participar en la cita carioca.

El virus de la Covid-19 acechó como un rival más y se erigió en un obstáculo casi permanente, además de lesiones en la columna que dificultaron su preparación

“De a poco estamos intentando recuperar el nivel, aunque estamos lejos de cómo estaba en Río de Janeiro. En los entrenamientos en casa he mejorado”, sostuvo la judoca, que durante el 2021 consiguió el quinto puesto en el Grand Prix de Turquía, disputado en Antalya, en abril pasado.

‘Peque’ Pareto arribó hace casi dos semanas a la ciudad de Sakai y se convirtió en una de las deportistas “adelantadas” de la delegación argentina en territorio japonés.

Junto a ella arribaron su entrenadora Laura Martinel, su sparring Camila Marcelet y la kinesióloga María José Domínguez, las componentes de su equipo de trabajo.

“En realidad, yo soy sólo la cara visible de un trabajo en equipo del que me siento orgullosa” resaltó la nacida en San Fernando, en nota que reprodujo la señal ESPN.

Una trayectoria olímpica

Será la cuarta experiencia olímpica de la ‘Peque’ que, además del bronce en Beijing y el oro en Río de Janeiro (le ganó la final a la surcoreana Jeong Bo Kyeong), obtuvo el quinto puesto en Londres 2012, haciéndose acreedora del diploma.

La bonaerense también acumula tres medallas en los Juegos Panamericanos, ya que ganó oro en Guadalajara 2011; plata en Toronto 2015 y bronce en Río de Janeiro 2007.

Además se subió a tres podios en diferentes etapas de las Copas del Mundo. Pareto logró la presea dorada en Astana (Kazajstán) 2015; resultó segunda en Cheliabinsk (Rusia) 2014 y terminó tercera en Bakú (Azerbaiyán) 2018.

Otro representante del judo albiceleste que gozará de una nueva oportunidad olímpica es Emmanuel Lucenti.

El tucumano, de 36 años, accedió a la plaza por su ubicación en el ranking mundial (46to. en la división hasta 81 kilogramos), en junio pasado.

Lucenti concursará, de esta manera, por cuarta vez en una cita de esta magnitud, ya que anteriormente compitió en Beijing 2008, Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

“Agradezco tener esta nueva oportunidad. Me superé a mi mismo, hace menos de tres años estuve al borde del retiro por cómo me dolía la espalda. Me recuperé. Estoy disfrutando todo y espero hacerlo más en los Juegos”, advirtió el tucumano, en declaraciones al sitio de la Secretaría de Deportes de la Nación.