Oil World proyecta que en 2022 habrá mucha producción de aceite y precios a la baja

Se proyecta especialmente un incremento en las producciones mundiales de girasol. Los altos valores de este año alentaron la siembra de oleaginosos.

Los precios mundiales de los aceites vegetales, que han alcanzado máximos de varios años en los últimos meses, van a bajar durante el 1er semestre de 2022 debido a una fuerte recuperación de la producción y los inventarios.

Tal es el pronosticó del analista jefe de Oil World, Thomas Mielke, quien adelantó a la agencia Reuters que “es probable” que el descenso comience en las próximas dos semanas y gane impulso en 2022, liderado por el aceite de girasol.

Los precios de referencia del aceite de palma crudo , el aceite comestible más barato, ya se han disparado un 37% este año hasta alcanzar máximos históricos por encima de los 1.202 dólares por tonelada, ya que la escasez de mano de obra ha mermado la producción.

“Los precios elevados no son sostenibles; el escenario está listo para una recuperación considerable de la producción y de las existencias (de aceites vegetales mundiales), suponiendo que las condiciones meteorológicas sean normales, y que el reciente descenso de la producción de aceite de palma en Malasia pueda invertirse”, afirmó.
Los precios elevados han animado a los agricultores de todo el mundo a sembrar más semillas oleaginosas este año, lo que provocará un excedente de producción mundial, dijo Mielke.

“Después de dos años de escasez, la producción mundial de aceites y grasas aumentará en unos 8 millones de toneladas en 2021/22, lo que supone un máximo de cuatro años”, dijo. La mayor parte de la expansión será del aceite de palma, el de girasol y el de soja.

Mielke prevé que la producción mundial de aceite de palma aumente entre 3,5 millones y 4 millones de toneladas en la campaña 2021/22, hasta alcanzar casi 80 millones de toneladas. (Noticias AgroPecuarias)