Ofertas. Pese al coronavirus, los argentinos vuelven a comprar pasajes de avión

Después de un abril paralizado, las agencias comenzaron a registrar algunas ventas gracias a tarifas bajas y mayores condiciones de flexibilidad

Tarifas bajas y promesa de flexibilidad. Esas dos condiciones parecen ser suficientes para que los argentinos decidan volver a concretar compras de pasajes aéreos. De acuerdo con los registros de distintas agencias de viajes online, las ventas comenzaron a moverse en mayo, con dos tendencias llamativas: la preferencia por destinos en el extranjero y reservas en fechas muy próximas al levantamiento de la prohibición dispuesta por el Gobierno para la operación de vuelos comerciales, estipulado para el 1 de septiembre.

En Despegar señalaron que, si se comparan las dos primeras semanas de mayo con las dos primeras de abril se ve una duplicación de las ventas, aunque hay que considerar que, con la crisis generada por la pandemia de coronavirus, la facturación había caído entonces a niveles mínimos.

Dentro de los destinos más buscados aparecen algunos de cabotaje y se destacan Miami, Nueva York, Río de Janeiro, Cancún y Los Ángeles entre los internacionales. “La mayor parte de esas búsquedas apuntan a viajar para el último cuatrimestre del año, principalmente entre octubre y noviembre”, apunta Paula Cristi, gerente general de Despegar para Argentina y Uruguay. “Hay buenas oportunidades en términos de ofertas y reservas flexibles. Este es un factor que incide. La pasión por viajar está muy instalada entre los argentinos”, añade Cristi.

Cuando el problema de los argentinos varados en el mundo todavía no está resuelto, una encuesta realizada por Promos Aéreas arroja que, en cuanto tenga la oportunidad de volar, el 62,5% de los consultados preferiría elegir un destino internacional. Ese destino sería, para el 40,7% de los encuestados, Europa, seguido de Estados Unidos (17,7%).

Además, la encuesta señala que solo el 9% de los encuestados cree que no es el momento de pensar en viajar. El 45,3% cree que podrá volver a viajar antes de que termine el año y el 45,5% que podrá viajar entre enero y junio de 2021.

En Avantrip aseguran que la semana pasada (del 11 al 17 de mayo) se vendió un 33% más de vuelos respecto de la anterior. “El envión vino por la tarifa de Miami, que se ofreció a US$300, pero antes ya se había empezado a vender muy bien Río de Janeiro para diciembre”, apuntaron.

En la empresa consideran que los clientes activos son jóvenes fuera del grupo de riesgo del Covid-19, que suelen viajar mucho y que “reaccionan rápido para asegurarse tarifas bajas”. Sobre fechas de viaje, señalaron que la gran mayoría de los pasajes apuntan a diciembre 2020 y marzo 2021. Meses que, en condiciones normales, corresponden a una temporada alta pero, dadas las circunstancias, tienen precios muy bajos.

Por caso, en la web de Almundo, que registró un crecimiento de 10% en la venta de paquetes y de 15% en vuelos, hay promociones ida y vuelta a Miami desde $38.228, a Río de Janeiro desde $18.253 y a Nueva York desde $48.895.

Francisco Vigo, country manager de Almundo, atribuye la reactivación registrada en las ventas a “muy buenos precios para viajar a estos destinos desde primavera 2020 hasta verano 2021”, la posibilidad de financiación en cuotas sin interés y la posibilidad de cambiar la reserva sin penalidad o, en algunos casos, incluso cancelarla gratis. De acuerdo a Vigo, los clientes buscan sobre todo destinos de calor y playas, así como contextos de naturaleza, menos propensos a las aglomeraciones.

Entre otras particularidades de los hábitos de viaje que se perfilan para el escenario de postpandemia, aparece el mayor interés por contratar un seguro de viaje y por buscar opciones de alquiler de vehículo en destino, de modo de poder prescindir del transporte público.

Además, según explican en Avantrip, hoy la carrera es simplemente por comprar el aéreo. Los clientes prefieren dejar abierta la opción del hotel para tener mayor margen de maniobra en destino y, llegado el caso, moverse hacia otras localidades. “De alguna manera volvemos al escenario de hace 8 o 10 años atrás, cuando la gente compraba productos turísticos por separado porque no tenía opciones de financiación para comprar paquetes”, añaden.