Nuevas restricciones – Sigue trabada la venta de dólares en los bancos y no se sabe cuándo será posible volver a comprar

En el arranque de esta semana, las operaciones bancarias de compra y venta de dólares siguen paralizadas por las dificultades para actualizar los sistemas y cumplir con las nuevas restricciones. Con acusaciones cruzadas entre los bancos y la ANSES, crece el temor en el mercado de que la operatoria no se reanude hasta octubre.

Ese temor se consolidó estar tarde, después de que el organismo conducido por Fernanda Raverta emitiera un comunicado en el que insisten en que no van a cambiar el sistema de consulta al que acceden los bancos.

El problema arrancó con el endurecimiento del cepo. Desde el miércoles 16 las operaciones de venta están paralizadas porque las nuevas reglamentaciones establecen que los beneficiarios de planes sociales no pueden acceder al dólar ahorro.​

Los bancos dicen que para poder volver a vender dólares deben poder chequear con agilidad que cada cliente no esté inhabilitado para comprar. Y que la única opción que la ANSES les ofrece es hacer ese chequeo en forma manual, un cliente por vez.​

Pese a los reclamos de los bancos, que pidieron incluso que el Banco Central mediara ante la ANSES, el organismo sacó un comunicado hoy manteniendo su postura.​

“Con motivo de la Comunicación A 7105 del Banco Central de la República Argentina del pasado 15 de septiembre de 2020 , la ANSES informa que se encuentra activa la dirección web http://servicioswww.anses.gob.ar/censite/”.

“En dicha página las distintas entidades bancarias, como así cualquier persona física o jurídica, pueden consultar si es beneficiario de un plan social. Dicha base de datos está permanentemente actualizada por la Anses a los fines de garantizar de una manera precisa el servicio. El trámite web se efectúa de manera completa entre los 30 y los 45 segundos de iniciado el mismo”, indica el comunicado.

En ese sitio de ANSEs cada persona puede consultar, con su número de CUIT/CUIL si está en condiciones de comprar. Curiosamente, si con la consulta surge como respuesta de parte de ANSES que “conforme a la situación que se detalla no es posible emitir la certificación negativa“, eso quiere decir que está autorizado a comprar dólares.

Desde los bancos dicen que esto no resuelve el problema. Cinco millones de personas compraron dólar ahorro en agosto y la mayoría de ellos lo hicieron en el arranque del mes.

“Si tenemos que chequear uno por uno no vamos a poder operar“, dicen desde los bancos. En el comienzo de cada mes es habitual que colapsen los homebanking por el aumento de la demanda.

Sin embargo, la ANSES mantiene su postura y argumenta que los bancos pretenden que el organismo “les comparta su base de datos, lo que sería ilegal. Sería como si nosotros pidiéramos que ellos compartan su base de clientes”.

En el medio el Banco Central tomó partido por ANSES. “No hay impedimento para que los bancos vendan dólares. La web de ANSES estuvo siempre disponible para chequear la información”, indicaron ante la consulta de este diario.

Entre las nuevas restricciones que el Banco Central puso en marcha la semana pasada figura la inhabilitación para comprar dólares para las personas que reciben el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o alguna otra prestación de ayuda de parte del Estado durante la cuarentena.

Ya el jueves pasado, cómo adelantó Clarín, los bancos salieron a advertir que necesitaban que ANSES les habilitará una forma de consulta directa. Y que sin eso, la operatoria seguiría frenada.

“Los clientes se enojan con nosotros y la culpa no es nuestra”, deslizaron desde uno de las principales entidades. “Los bancos se encuentran adecuando sus sistemas y, para volver a habilitar los mismos, necesitan validar las operaciones de compra-venta o transferencias de sus clientes previo control con una base de datos de ANSES que deja constancia que el cliente no posee determinados beneficios de la seguridad social”, indicaron.

Entre las personas que según las nuevas normativas ya no podrán usar el cupo de US$ 200 mensuales figuran quienes cobran planes sociales, quienes tienen préstamos hipotecarios o prendarios cuyas cuotas hayan sido congeladas y quienes hayan entrado a la refinanciación automática de los saldos impagos de las tarjetas de crédito.

AQ