Niña vendida en Posadas fue restituida a su padre

Ayer se celebró en Argentina el Día Nacional del Derecho a la Identidad, en homenaje a la lucha de las Abuelas de Plaza de Mayo por su labor para recuperar a los niños y niñas secuestrados en la última dictadura. En este sentido, la supresión de identidad de menores -muchas veces comercializados- es un flagelo lastimosamente conocido en Misiones, más allá que en la actualidad no ocurren en el marco del horror de esos años.

Por eso lo que ocurrió – también ayer- en el puente internacional San Roque González es una reparación de esa constante lucha. Es que una menor de un año de padres paraguayos que había sido entregada a una familia de Posadas ilegalmente fue restituida a su padre biológico tras una larga lucha, dos expedientes judiciales y la complicación del cierre de fronteras por el avance de la pandemia del coronavirus.

Según pudo reconstruir este medio en base a parte del expediente y actores intervinientes, la pequeña nació el 26 de septiembre del 2018 en la capital misionera. Su madre había ingresado dos días antes al país desde Encarnación, donde se domiciliaba, para no tener que presentar ningún trámite por el bebé que estaba en su vientre.

La mujer se había separado en octubre del padre de la pequeña -gestaba el sexto mes-, luego de una relación de cinco años por la cual tuvo otro hijo. Desde el alumbramiento el hombre le reclamaba por su pequeña, pero ésta le respondía, desde Argentina, que no podía volver porque había extraviado los documentos. Luego se descubrió su maniobra.

Se determinó que la menor estaba en Posadas y que había sido anotada como hija de otro papá, por lo que también llevaba un apellido que no era el suyo. Por esta razón la pequeña tiene un documento argentino.

Se supo que la mujer está ahora en Paraguay – volvió el año pasado sin la niña – y sigue su vida en libertad.