Murió a los 88 años Berta Szpindler, viuda de Tato Bores

Se había casado con el humorista en 1954 y tuvieron tres hijos.

Berta Szpindler, la viuda del recordado Tato Bores, murió este miércoles a los 88 años. Se había casado con el actor y humorista en 1954 y tuvieron tres hijos: Alejandro, Sebastián y Marina Borenstein.

La mujer, que iba a cumplir 89 años el próximo 17 de septiembre, murió esta mañana en su casa. El actor Oscar Martínez, pareja de Marina, la recordó en radio Mitre y aseguró: “¡Inolvidable, la quise mucho!”.

Berta y Mauricio Borensztein, el verdadero nombre de Tato, se conocieron porque ella era empleada de un negocio de discos que él tenía con su hermano menor. Se casaron el 12 de mayo de 1954 y estuvieron juntos hasta el 11 de enero de 1996, fecha en la que murió el humorista.

En una entrevista con Página 12 en 2002, la mujer contó una anécdota sobre cómo Tato le pidió casamiento: “En en mi casa al principio lo recibieron muy bien, lo querían, pero cuando fue a pedir la mano, en esa época se estilaba eso, mi papá le dijo que no había ningún inconveniente siempre y cuando dejara el teatro. Y Tato, que estaba tan enamorado, dejaba el teatro, dejaba todo”, relató.

“Yo, en un momento de lucidez, de esas cosas que te pasan una vez cada tanto, le dije ‘vos no dejás nada’. Porque pensé que si este hombre no llegaba a hacer lo que quería, que fuera por culpa de él y no mía. Y bueno, así estuvimos a las escondidas hasta que mi papá se enteró y me dijo ‘decime cuándo te vas a casar porque yo me quiero ir’. Siempre me amenazaba con que se iba a ir a Paraná, nunca se fue”, agregó.

“Pero esa vez, en lugar de hacerle caso, le dije que le iba a contestar. Y me fui volando al Maipo, era un sábado a la noche y le dije ‘Tato, hay que casarse’. Y el miércoles siguiente nos casamos”, completó Berta.

Allí también reconoció: “Mi papá tenía miedo porque decía que yo iba a terminar levantando la pierna en el teatro, haciendo de vedette, que Tato me iba a llevar por ese camino, pero yo siempre supe que no era así, que no me había equivocado”.

En ese mismo reportaje la periodista Sandra Chaher le consultó por el perfil bajo que tuvo siempre, pese a estar casada con una figura reconocida del espectáculo.

Ante la consulta, Szpindler explicó: “Cuando yo veía a las esposas que daban notas no entendía mucho, porque a mí me parecía que yo no tenía nada para decir. A mí me parece muy bien que haga declaraciones la gente que tiene algún peso en algo, si sos artista, un pintor, un político. Yo sentía que era la señora de Tato Bores, nomás. Sí me prestaba a sacarme una foto, pero nada más”.