Multan a 19 frigoríficos por evasión fiscal en exportaciones a China

La Dirección General de Aduanas descubrió que 19 plantas exportadoras registraron ventas de productos aptos para consumo humano como si fueran no aptos.

BUENOS AIRES (NAP). El Gobierno argentino multó por 5,8 millones de dólares a 19 frigoríficos, tras detectar presuntas operaciones fraudulentas en exportación de carne vacuna.

Las empresas involucradas declararon ventas de mercadería no apta para consumo humano, que paga un menor porcentaje de derechos de exportación en relación a cortes para consumir.

El operativo fiscal se conoce en medio de una fuerte tensión entre las autoridades y la cadena de ganados y carnes por el cierre de exportaciones anunciado por el presidente Alberto Fernández. Los principales destinos de la mercadería incautada eran China y Hong Kong, según publicó BAE Negocios.

Luego de una investigación que se extendió por espacio de tres meses, la Dirección General de Aduanas (DGA) descubrió que los establecimientos denunciados declararon exportaciones de hueso y carne no apta para consumo humano, que tributan 5% de derechos de exportación, un 4% menos en comparación a los cortes vacunos.

La fiscalización llevada a cabo por la DGA permitió corroborar que se trataba de alimento apto para consumo humano, que tributa un 9%.
Las tareas de investigación comenzaron a mediados de marzo, en el transcurso de una inspección en containers con carne. Estos productos estaban declarados como no aptos para consumo humano y tras advertir esta situación, se llevó a cabo el control documental de estas operaciones.

Un dato que surgió de las pesquisas es que 5 de las plantas exportadoras contaban con la certificación del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ( Senasa), en donde el organismo sanitario avalaba que se trataba de alimentos apto para consumo humano.

Según fuentes oficiales, al finalizar esta etapa de la investigación, el siguiente paso fue corroborar todos los permisos de embarques de exportaciones que salieron desde Argentina como mercadería no apta para consumo, desde marzo de 2020. En este sentido, señalaron que además de la evasión impositiva, la maniobra representa un recorte en el ingreso de divisas.