MISIONES. Recuperación de pasturas trae alivio a ganaderos

Las fuertes precipitaciones registradas en Misiones entre marzo y abril, que se caracterizaron por valores por encima de los promedios habituales para estos meses, impactaron en el sector ganadero con la recuperación de las pasturas, insumo clave para la alimentación de los animales.

Luego de afrontar un verano prácticamente seco y con altas temperaturas, las lluvias registradas trajeron un alivio para la actividad, sobre todo para el crecimiento de los pastos y así contar con el insumo para afrontar la temporada de invierno que arranca en breve, meses en los que las pasturas dejan de crecer y en muchos casos sufren los efectos de las heladas.

Con este panorama, la actividad ganadera en Misiones mantiene fuertes expectativas para sobrellevar el período junio-septiembre, que significa un ingreso al invierno completamente distinto al de 2020 y 2021, años en los que la temporada transcurrió con un importante déficit de pastos y de agua para los animales.

Sin embargo, productores ganaderos advierten que en esta oportunidad sí se sentirá el faltante de maíz, otro alimento fundamental para la hacienda, ya que entre enero y febrero, tiempos de siembra, no se pudo avanzar con la cosecha como consecuencia de la fuerte sequía. Al mismo tiempo, reconocen que hay una recuperación de los servicios, pero que los nacimientos se producirían recién hacia fin de año o incluso durante los primeros meses del 2023.

Marzo y abril fueron meses muy lluviosos sobre Misiones, con precipitaciones un 100% por encima de los valores mensuales en promedio. Esa cantidad de lluvias permitió una doble recuperación, tanto de los caudales de agua de los arroyos como de los pastos, justo en un período de mayor celeridad en el crecimiento de las pasturas en los campos misioneros.