MIGRACIÓN. México duplica las detenciones de centroamericanos

El gobierno de México duplicó la detención de inmigrantes en los últimos tres meses, en coincidencia con las presiones del gobierno de Estados Unidos para frenar el éxodo de extranjeros desde Centroamérica.

 

El canciller Marcelo Ebrard informó que han sido “rescatados” (un eufemismo que se refiere al hallazgo y detención de personas trasladadas en transportes de carga o pasajeros) unos 19.000 extranjeros sin documentos entre el 8 de junio y el 11 de agosto.

 

Desde que se inició la administración del presidente Andrés López Obrador, el 1 de diciembre pasado, a quien le ha tocado lidiar con la peor crisis migratoria de los últimos años, han sido localizados 46.616 migrantes.

 

Muchos de ellos (1.707) eran llevados en 21 camiones porta-remolques, en condiciones de hacinamiento, y con serios problemas de deshidratación e incluso al borde de la asfixia, hacia el norte del país.

 

Casi la mitad fueron hallados en el periodo de junio y agosto y llevados a estaciones migratorias para su casi segura deportación, aunque algunos pueden acceder a una visa humanitaria.

 

El promedio de personas “rescatadas” cada mes es de 4.601, pero a partir de junio la cifra se elevó a casi 10.000.

 

Ebrard afirmó que 5.979 migrantes correspondientes a los localizados entre junio y agosto fueron encontrados en 864 autobuses de pasajeros.

 

Sólo unos pocos casos (53) corresponden a migrantes que fueron sorprendidos cuando pretendían viajar por avión hacia Estados Unidos.

 

Ebrard señaló que los casos más preocupantes son los que se dan por medio de los llamados “trailers” o portacontenedores, por cuanto generalmente viajan hacinados, en remolques sin ventilación y en condiciones que ponen en riesgo su vida.

 

“Se usan tractocamiones, documentos falsos clonados y se pone en peligro a las personas. Todos estos casos ya son hoy en día procesos iniciados ante la Fiscalía General de la República”, dijo el ministro.

 

En mayo pasado, el presidente de Estados Unidos Donald Trump amenazó con imponer en junio aranceles del 5% hasta llegar a un 25% en los siguientes cinco meses, si no realizaba esfuerzos efectivos para frenar la avalancha de migrantes hacia su país.

 

Después de una tensa reunión en Washington para llegar a un acuerdo destinado a impedir la aplicación de los impuestos, se acordó que México enviara a 6.000 elementos de la Guardia Nacional hacia su frontera sur a fin de limitar la entrada de personas sin documentos al país.

 

Desde octubre pasado, cuando López Obrador, entonces presidente electo, dijo que México abriría las puertas a la migración, decenas de miles de centroamericanos, incluidos numerosos venezolanos y cubanos, iniciaron una serie de caravanas para llegar a la frontera con Estados Unidos a través de México.

 

En febrero, luego que Washington le torció el brazo a México, este país se vio obligado a cortar de tajo la llegada en torrente de los migrantes y lanzó una serie de redadas en la frontera sur con Guatemala para impedir que siguieran llegando los centroamericanos.

 

Especialistas cuestionaron al gobierno mexicano en torno a su informe sobre personas extranjeras “rescatadas” supuestamente y exigió que brinde un reporte sobre cuantas visas por razones humanitarias ha otorgado, como señaló Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración.

 

“Debería mostrar números de carpetas de investigación y constancias del trámite de tarjeta por razones humanitarias”, señaló a su vez Ana Saiz, de la ONG sin Fronteras.