MÉXICO. Tensión por playas contaminadas en la frontera

Como un microcosmos de la tensión que suele caracterizar a las relaciones entre México y Estados Unidos, se registra una confrontación entre las “ciudades espejo” de Tijuana y San Diego por temas ambientales.

 

La contaminación es un elemento más que se añade a los numerosos problemas que dividen a dos urbes estrechamente vinculadas en la frontera noroeste con Estados Unidos, uno de los cruces limítrofes de personas más grandes del mundo.

 

En enero pasado, las Playas de Tijuana y de San Diego tuvieron que cerrar al público unos días ante el arrastre de basura y aguas residuales de la ciudad mexicana, perteneciente al estado de Baja California y a la estadounidense, que forma parte del estado de California.

 

El condado de Imperial Beach, a unos 10 minutos de Tijuana, alertó sobre la presencia de altos niveles de contaminantes en el mar que ponían en peligro la salud de sus residentes y dijeron haber observado el arribo de bolsas de plástico, basura, y desechos diversos incluidas aguas negras.

 

Las autoridades locales colocaron una red en las playas del sur de California, para retener la basura.

 

El alcalde Serge Dedina escribió a través de Facebook que urge un programa de reciclaje y jornadas de limpieza para evitar que el problema se agrave.

 

“El hecho de que esta masa tóxica permanezca allí durante meses y meses sin ser limpiada, es una de las razones por las que vamos a demandar a la Comisión Internacional de Límites y Aguas porque gran parte de la contaminación proviene del río de Tijuana”, afirmó.

 

No es la primera vez que surgen denuncias sobre la contaminación proveniente del río Tijuana hacia las playas de San Diego.

 

La comuna de Tijuana reconoció la presencia de contaminantes en las playas locales y decretó el cierre del acceso al mar para los bañistas por un lapso de 72 horas en enero, pero se teme que se repita muy pronto.

 

Se trata de una medida de precaución enmarcada en el protocolo del Comité de Playas Limpias del Proyecto Fronterizo Educación Ambiental binacional.

 

“El cierre precautorio se mantendrá hasta que las condiciones que dieron lugar a la determinación del riesgo hayan cesado, por lo que se exhorta a la población a no acudir ni realizar actividades de recreación acuática de contacto directo”, informó un comunicado de la municipalidad.

 

Los expertos estiman que la basura y contaminantes del agua del mar podría provocar infecciones en la piel de los bañistas, y los microorganismos puede transportar enfermedades al entrar en contacto en los oídos, ojos, cavidad nasal o tracto respiratorio superior.

 

Los problemas más comunes son irritación de la piel, infecciones en oídos, ojos y aparato respiratorio, malestar estomacal y hasta diarrea.