MEDIO ORIENTE. Pacto entre Israel y Emiratos Árabes

El presidente estadounidense, Donald Trump, definió “histórico” el acuerdo de paz alcanzado hoy entre Israel y Emiratos Árabes Unidos, el cual anunció por Twitter y tomó al mundo por sorpresa, incluido al propio premier israelí, Benyamin Netanyhu, quien dejó por la mitad una reunión de gabinete sobre el coronavirus.

Un acuerdo que pasa por el inicio de las relaciones diplomáticas entre los dos países que, como primera consecuencia, detuvo los polémicos planes de anexión de partes de Cisjordania, tal como quería Israel.

Tras el acuerdo, tanto Hamas como la Yihad islámica, desde Gaza, gritaron “traición”, mientras el presidente palestino, Mahmud Abbas, convocó a una reunión de emergencia del liderazgo palestino.

“¡Enorme punto de inflexión hoy! Histórico acuerdo de paz -escribió el jefe de la Casa Blanca- entre dos de nuestros grandes amigos, Israel y Emiratos Árabes Unidos”.

Se trata, dijo Netanyahu, de un “momento histórico por un acuerdo de paz pleno y formal”.

El pacto podría ser firmado en las próximas semanas en la Casa Blanca, que en el pasado fue la decisión de Jimmy Carter y de Bill Clinton para la firma de los tratados de paz entre Israel, Egipto y Jordania.

Netanyahu, por lo demás, reivindicó su “privilegio de firmar el tercer acuerdo de paz con un país árabe”. Ahora quedará pendiente la hoja de ruta diplomática, como dijo el príncipe heredero, Mohammed Bin Zayad.

En el documento del acuerdo se sostiene explícitamente que “el histórico giro diplomático deberá hará avanzar la paz en Medio Oriente” y anuncia que las delegaciones de los dos países “se encontrarán en las próximas semanas para firmar acuerdos bilaterales” sobre numerosas iniciativas.

Gracias al acuerdo se “suspenderá la declaración de soberanía sobre las áreas indicadas en el plan de paz del presidente Trump”, aunque Netanyahu precisó que que el presidente de Estados Unidos pidió “esperar”, es decir, que el tema no se archivó sino que se aplazó.

El objetivo declarado en el texto del acuerdo es el de “extender los vínculos con otros países del mundo árabe y musulmán”.

“Estados Unidos, Israel y Emiratos Árabes Unidos están confiados -prosiguió el documento- en que otros giros diplomáticos con otras naciones son posibles y trabajarán juntos para lograr ese resultado”.

Por lo tanto, Israel y Emiratos Árabes Unidos “se unirán a Estados Unidos en el lanzamiento de una Agenda Estratégica para Medio Oriente y extender la cooperación diplomática, comercial y de seguridad”.

Un objetivo que parece eludir el controvertido plan de paz de Trump que habilitaba las anexiones de territorio palestino por parte de Israel.

Netanyahu destacó en su discurso que Israel y los Emiratos Árabes Unidos son los dos países más “innovadores” de la región y ambos “han transformado el desierto”.

Gracias al acuerdo las dos naciones, en las próximas semanas, firmarán “acuerdos bilaterales sobre inversiones, turismo, vuelos directos, seguridad, tecnología, energía, salud, cultura, medio ambiente y, sobre todo, como destacó el primer ministro israelí, “embajadas recíprocas”.