Marcelo Gallardo explicó los motivos de su silencio, habló del mercado de pases de River y la “desprolija” salida de Quintero

Luego de seis meses, el director técnico de River volvió a brindar una conferencia de prensa y analizó el compromiso del próximo jueves ante San Pablo en Brasil

La espera finalmente terminó. Tras seis meses de espera, River volverá a afrontar un partido de manera oficial (el último fue el 11 de marzo, en la goleada por 8 a 0 ante Binacional de Perú). Mediante una conferencia de prensa remota, Marcelo Gallardo analizó el presente de su equipo de cara al compromiso del próximo jueves, desde las 19, ante San Pablo en Brasil.

Debido a la pandemia provocada por el coronavirus, el fútbol estuvo detenido por varias semanas en esta parte del continente. El Millonario recién pudo volver a los entrenamientos el 10 de agosto y pudo realizar fútbol de manera formal en contadas ocasiones. Para este duelo el Muñeco no podrá contar con Milton Casco, ya que dio positivo en un test PCR.

“Estuve tanto tiempo sin hablar porque no había de qué hablar. Sin fútbol por más de seis meses luego del inicio de la pandemia. Me parecía que hablar estaba de más. Cuando uno sale a hablar, como cuando di mi opinión, quise transmitir lo que estaba pensando y lo transmití. También dio de qué hablar eso. Es preferible hablar cuando uno tiene ganas. Fue mucho tiempo, pero al mismo tiempo no pasó nada”, con esas palabras, el entrenador comenzó la conferencia de prensa en el River Camp de Ezeiza.

El DT también explicó la razón por la que prescindió de aceptar la posibilidad que les permitió la Conmebol a todos los clubes de extender su lista de buena fe (primero a 40, y luego hasta 50 futbolistas). “Es simple. Trabajo con un grupo de no más de 30 jugadores. Es el grupo que integra la lista de la Conmebol. Después, de acuerdo a las posibilidades que nos daba la Conmebol de agregar más jugadores, me era un despropósito, porque no tengo tantos jugadores trabajando conmigo. Los chicos de Reserva comenzaron a entrenar hace menos de una semana y no iba a generarles ninguna falsa ilusión a esos chicos que aún tienen un camino importante adelante. No están preparados aún para disputar una Copa Libertadores. No los iba a poner. Si hay un episodio, que indica que podemos estar expuestos a un contagio masivo, será porque no teníamos que jugar. Será porque la pandemia indica que no podemos jugar. Hasta ahora hicimos las cosas bastante bien, de manera prolijas. Tuvimos pocos contagios, por suerte, pero no estamos exentos a que pueda pasar. Si llega a pasar es porque la pandemia no nos permite competir en condiciones normales. ¿Por qué voy a exponer a chicos que hoy no están en condiciones? No tengo de donde sacar jugadores para hacer una lista de 50, no voy a ir a buscar a chicos de Novena División. Somos 29, porque Quintero quedó desafectado de esa lista. Veremos dónde estamos parados.

Con respecto al prolongado parate que lleva su equipo, Marcelo comentó que “es difícil porque claramente no tiene la culpa San Pablo de tener 13 partidos más que nosotros. Es algo que nosotros tenemos que intentar sobrellevar, es lo que nos ha tocado. Teníamos intenciones de iniciar los entrenamientos antes, no tanto por la competencia, sino porque los jugadores no pueden estar tanto tiempo parado. Eso es lo más difícil para un futbolista. Vamos a tener que competir con las condiciones que estamos y esperamos hacerlo de la mejor manera posible. Podrá ser una ventaja, o no, tener más competencia encima. En estas semanas nos hemos preparado acorde a lo que creíamos y vamos a ir a jugar el partido con muchísimo deseo. Los jugadores tienen ganas de jugar. Esta pandemia nos ha parado muchísimo. Desde ese punto trataremos de hacerlo de la mejor manera posible, sin hacernos reparo en lo que ha sucedido. Si entramos pensando en eso, no vayamos a jugar. Creo que vamos a presentar un equipo que va a dar pelea, que no le va a regalar la iniciativa a San Pablo, aunque venga con más actividad. Trataremos de hacer lo nuestro. Ahora es momento de jugar. Intentaremos en esta situación extraña y compleja, que es ir sorteando el virus, de la mejor manera posible. No todo es a cualquier precio. No todo es a como dé lugar y a cualquier precio”.

La salida de Juan Fernando Quintero también fue otro de los temas que ahondó el entrenador. “Él me lo planteó en su momento. Él tenía ganas de irse y, a partir de ahí, empezamos a resolver las formas. Las formas no fueron las más prolijas, claramente. No fue el comportamiento que hemos tenido en este tiempo. Hablé con él y no tuve ningún problema en darle lugar a su salida, como no voy a tener con ningún futbolista mientras sean buenas para el club. Es un mercado de pases difícil para Argentina. Traté de decirle mi pensamiento, respeté su opinión. A partir de ahí dejé que arregle su situación con los dirigentes para tratar de darle la mejor forma posible. Pidió un permiso deportivo, que lo tuvo. Luego se fue al extranjero a esperar que se cierre su pase. No tengo nada más que decir. Sí remarcar la importancia y valor que tengo hacia el jugador y la persona, con quien cree un vínculo muy cercano, de mucho afecto. Le deseo lo mejor en su carrera, que siga tratando de transmitir su talento en una liga que es inferior, pero que él decidió ir allá. El cariño y recuerdo que nos ha dado es eterno.

“No sabría decir si se va a ir algún jugador más, eso dependerá de los movimientos y propuestas que puedan llegar a venir. Es un mercado muy quieto. No ha sido hasta acá como se esperaba. No solo para nosotros, sino para el mundo. Venir a buscar jugadores que no juegan hace 6 meses es una apuesta importante. Se entiende que la economía de nuestro país está sufriendo demasiado, y alguno puede aprovechar esas posibilidades. Así y todo no ha llegado ninguna oferta más allá de la de Quintero o la de Carrascal, que fue denegada. En concreto no llegó nada más”, explicó sobre el mercado de pases.

Aunque no lo confirmó (dejó abierta la posibilidad de seguir con una línea de 3 centrales), en las últimas prácticas el director técnico dejó entrever el probable equipo para el reestreno copero. Franco Armani será el encargado de custodiar los tres palos, mientras que adelante tendrá una línea de cuatro defensores conformada por Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Javier Pinola y Fabrizio Angileri, quien parece que será finalmente el sustituto de Casco. Como volante de contención surgiría Enzo Pérez y unos metros más por delante, Julián Álvarez, Ignacio Fernández y Nicolás de la Cruz. La dupla de ataque: Rafael Santos Borré y Matías Suárez.