Luego de reunirse con el Presidente, la ministra de Seguridad anunció que habrá nuevas medidas para restringir la circulación de autos

“Hoy vimos una mayor afluencia de autos y es necesario reforzar los controles”, declaró Sabina Frederic luego del encuentro que se realizó en Olivos

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, anunció que a partir de esta tarde adoptarán nuevas medidas para limitar “mucho más” la circulación de vehículos en el Área Metropolitana y especialmente en los accesos a la Ciudad de Buenos Aires.

En una conferencia de prensa que brindó en la Quinta de Olivos luego de reunirse con el presidente de Alberto Fernández, la funcionaria informó además que desde que comenzó la cuarentena las fuerzas federales detuvieron a 2226 personas y secuestró a más de 600 autos.

Alberto Fernández arrancó la jornada con un informe que el Gobierno porteño le preparó sobre los ingresos a la Ciudad de Buenos Aires. El día de hoy era especialmente crítico, porque se trataba del primer test -luego del feriado largo- para conocer el nivel de cumplimiento efectivo de la cuarentena social, preventiva y obligatoria que dispuso desde el viernes a la 0 hora pasada. El resultado lo desalentó: en medio del colapso que se registró los accesos a la Capital Federal, hizo una advertencia a quienes no cumplen con el aislamiento: “Los vamos a detener y les vamos a sacar los autos; son inconscientes”, dijo.

La prueba exigió una fuerte coordinación entre las fuerzas federales y la Policía de la Ciudad, además de las autoridades políticas de ambas jurisdicciones. Por ello, en la agenda del día tenía prevista de antemano una reunión con los jefes de las fuerzas de seguridad para el mediodía, en la quinta de Olivos, donde cumple con la cuarentena, y de la que participan la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y los secretarios de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, y de Articulación Federal de la Seguridad, Gabriel Fuks.

En el encuentro están las cuatro cabezas de las fuerzas federales, a saber, el comisario mayor Juan Carlos Hernández (jefe de la Policía Federal), el comandante general Andrés Severino (Gendarmería Nacional), Mario Farinón (Prefectura Naval) y José Alejandro Glinski (PSA), entre otros.

La reunión busca exhibir el respaldo del Presidente a la estricta política de control de la cuarentena que está en manos de los efectivos de seguridad en todo el país, lo que exige un esfuerzo mayor al que ya tenían de despliegue territorial y en “modo emergencia”, es decir, con poco tiempo para la organización y la coordinación.

Pero, además, Fernández quiere escuchar a los responsables de las fuerzas federales, busca que le transmitan sus impresiones de la tarea que están desarrollando y deberán profundizar, además de disponerse a que le den nuevas ideas o consejos para dar mayor efectividad a un control que, en líneas generales, está siendo bien evaluado.

El día de hoy, de acuerdo el plan estratégico de control, está enfocado en los accesos a la Ciudad. Pero en los próximos días el foco estará puesto en otras áreas críticas, que seguramente incluirá el control del narcomenudeo, ante el temor de eventuales desbordes sociales en los barrios porteños más críticos y el conurbano bonaerense.

En líneas generales, se aseguró, las fuerzas de seguridad elaboraron un plan para garantizar la seguridad en estas zonas, que prevé desarrollar un sistema rápido y efectivo para cuando la cuarentena avance en el calendario y se haga más difícil la contención.

En Casa Rosada, mientras tanto, se desarrolló desde temprano una reunión de Gabinete económico que estuvo conducida por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Participaron el ministro de Economía, Martín Guzmán, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, además del titular del BCRA, Miguel Angel Pesce, la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca.

Se espera el anuncio de nuevas medidas para la tarde en beneficio de los autónomos, las PyMES y tolerancia impositiva tanto en términos previsionales como de otras cargas nacionales que podrían incluir IVA, impuesto al cheque y moratorias, tal como lo reclamaron varias cámaras empresarias, aunque todavía hay un gran debate interno en el Gobierno.