Los gobiernos no pueden usar en ciudadanos tecnologías de espionaje violando los derechos humanos

El uso del software Pegasus para espiar a periodistas y defensores de derechos humanos entre otras figuras p√ļblicas es sumamente preocupante, dice la Alta Comisionada de la ONU, y urge a regular la venta, transferencia y utilizaci√≥n de esas tecnolog√≠as.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos consider√≥ ‚Äúextremadamente alarmantes‚ÄĚ las informaciones que dan cuenta de un uso generalizado en distintos pa√≠ses del software Pegasus para espiar a periodistas, defensores de los derechos humanos, pol√≠ticos y otras personalidades p√ļblicas.

En un comunicado, Michelle Bachelet se√Īal√≥ que estas revelaciones confirman ‚Äúalgunos de los peores temores‚ÄĚ sobre el uso indebido e ilegal de la tecnolog√≠a de vigilancia para socavar los derechos humanos de las personas.

‚ÄúEstos informes confirman la urgente necesidad de regular mejor la venta, transferencia y uso de tecnolog√≠a de vigilancia y de garantizar una supervisi√≥n y autorizaci√≥n estrictas. Sin marcos regulatorios que cumplan con los derechos humanos, existen demasiados riesgos de que se abuse de estas herramientas para intimidar a los cr√≠ticos y silenciar la disidencia‚ÄĚ, argument√≥.

Atropellos relacionados con el espionaje ilegal

Bachelet explicó que la utilización de software de vigilancia se ha asociado con arrestos, intimidación e incluso asesinatos de periodistas y defensores de derechos humanos.

Agregó que, por si eso fuera poco, los informes de vigilancia también hacen que las personas se autocensuren por miedo.

‚ÄúLos periodistas y defensores de las garant√≠as fundamentales juegan un papel indispensable en nuestras sociedades y cuando son silenciados todos sufrimos‚ÄĚ, asever√≥.

Obligaciones de los Estados

Bachelet se dirigi√≥ a los Estados para recordarles que las medidas de vigilancia ‚Äúsolo se justifican en circunstancias definidas rigurosamente y con un objetivo leg√≠timo que las haga necesarias‚ÄĚ.

Subrayó, además, que los Estados tienen el deber de proteger a las personas de las transgresiones del derecho a la privacidad por parte de las empresas.

‚ÄúUn paso clave para prevenir eficazmente el abuso de la tecnolog√≠a de vigilancia es que los Estados exijan por ley que las empresas involucradas cumplan con sus responsabilidades en materia de derechos humanos, sean mucho m√°s transparentes en relaci√≥n con el dise√Īo y uso de sus productos y establezcan mecanismos de rendici√≥n de cuentas m√°s efectivos‚ÄĚ, especific√≥.

A√Īadi√≥ que tanto su Oficina como otras instancias de la ONU han advertido repetidamente del riesgo de que las autoridades de los pa√≠ses usen esas herramientas de espionaje para piratear tel√©fonos y computadoras personales de periodistas, activistas y opositores que llevan a cabo una labor leg√≠tima.

Intrusión detallada

Los softwares Pegasus, Candiru y otros que permiten la intrusión detallada en los dispositivos personales abren la puerta a espiar todos los aspectos de la vida de un individuo. Bachelet recalcó que por este motivo, solo deben utilizarse en investigaciones de delitos graves y de amenazas a la seguridad.

‚ÄúSi las recientes acusaciones sobre el uso de Pegasus son parcialmente ciertas, esa l√≠nea roja se ha cruzado con total impunidad‚ÄĚ, puntualiz√≥.

En este contexto, la Alta Comisionada aseveró que los gobiernos deben cesar inmediatamente en el uso de tecnologías de vigilancia que violen los derechos humanos y que deben tomar medidas concretas para protegerse contra las invasiones de la privacidad regulando la distribución, uso y exportación de la tecnología de vigilancia creada por un tercer actor.

Asimismo, enfatiz√≥ que las empresas que desarrollan y distribuyen esas tecnolog√≠as son responsables de evitar da√Īos a los derechos humanos por medio de salvaguardas que mitiguen y remedien los da√Īos que sus productos est√°n causando. (Fuente: Noticias ONU)

https://noticiasdelaciencia.com/art/42340/los-gobiernos-no-pueden-usar-en-ciudadanos-tecnologias-de-espionaje-violando-los-derechos-humanos