Los autos de la IndyCar serán equipados con neumáticos fabricados con arbustos desérticos

La proveedora de cubiertas de esa popular categoría estadounidense desarrolló durante 10 años la utilización del guayule, que proporciona caucho del tronco, las ramas y las raíces.

BUENOS AIRES (NAP). Este fin de semana en Nashville, la IndyCar comenzará a utilizar neumáticos fabricados con arbustos. En lugar de los reconocibles juegos marcados con una banda roja, los blandos de esta semana exhibirán una banda verde para expresar la utilización de guayule en su fabricación, un arbusto leñoso, resistente al clima seco y al calor abrumador de los desiertos del norte de México y el suroeste de Estados Unidos.

Por ahora, el guayule se utiliza para el lado interior de los flancos de las gomas (el que más apoya en el piso); en cambio, la banda de rodadura es la misma que presenta Bridgestone para los neumáticos rojos de la Indy. Es el resultado de diez años de investigación para el logro de un material sostenible, explicó el periodista especializado Franco de los Santos en Continental.com.ar.

El guayule permite conseguir caucho del tronco, las ramas y las raíces, y además no se explota a nivel agrícola, por lo que tampoco impacta en la producción de alimentos.
Nizar Trigui, vocero de la firma japonesa Bridgestone en Estados Unidos (donde es dueña de Firestone), destacó la novedad como “Prueba de la confianza que tenemos en la tecnología y su gran potencial como una fuente escalable, sostenible y doméstica de caucho natural, una materia prima vital. Este hito representa nuestro compromiso de lograr un futuro más sostenible para los neumáticos, tanto para las carreras como para la movilidad”, ponderó.

El guayule

En Wikipedia, se informa que el guayule o jihuite (Parthenium argentatum) es un arbusto de la familia de las asteráceas. Es nativo del desierto de Chihuahua, México, y del suroeste de Estados Unidos. Crece en suelos calcáreos a altitudes de 1000 a 2000 metros, con un índice pluviométrico anual de entre 250 y 300 mm.

Se trata de un arbusto leñoso profusamente ramificado, con hojas de color gris plateado que le dan un aspecto polvoriento. Las flores, apenas visibles, son amarillas y pequeñas. Las plantas espontáneas de varios años alcanzan unos 60 centímetros de altura, y de 0,5 a 1 kilogramo de peso una vez secas. Plantas perennes y resistentes, acostumbradas al terreno infértil, no precisan mayores cuidados y pueden vivir de 30 a 40 años. Tienen, asimismo, considerable capacidad para resistir largas y continuas sequías. (Noticias AgroPecuarias)