Las intervenciones intrauterinas pueden provocar cicatrizaciones que reducen la fertilidad

Ciertas intervenciones médicas realizadas dentro de la cavidad uterina pueden provocar cicatrizaciones y la formación de adherencias entre lados opuestos de la cavidad. Estas adherencias deforman la cavidad uterina y deterioran su capacidad de acoger los embriones y facilitar su desarrollo.

Las causas de estas cicatrizaciones y adherencias intrauterinas, tambi√©n conocidas como el s√≠ndrome de Asherman, y su impacto sobre la fertilidad, se analizan en un trabajo publicado en la revista Minimally Invasive Therapy & Allied Technologies por grupo de expertos indios, estadounidenses, canadienses, h√ļngaros, italianos y espa√Īoles.

Seg√ļn los doctores Jan Tesarik y Raquel Mendoza-Tesarik, firmantes espa√Īoles de este trabajo y directores de la Cl√≠nica MARGen de Granada, ‚Äúlas adherencias intrauterinas son, a menudo, una causa oculta de infertilidad, ya que algunas mujeres no tienen molestias que apunten en este sentido. Y es a este grupo de mujeres a las que se dirige el estudio, para evitar fracasos de reproducci√≥n asistida relativamente f√°ciles de resolver‚ÄĚ.

El √ļtero es particularmente propenso a la cicatrizaci√≥n durante el embarazo y la mayor√≠a de estas complicaciones resulta de intervenciones invasivas dentro del √ļtero gr√°vido. Se trata sobre todo de procedimientos de dilataci√≥n y curetaje (legrado) en un √ļtero recientemente embarazado, con el fin de provocar artificialmente un aborto voluntario. En otros casos, se trata de un aborto espont√°neo incompleto o fallido, con una retenci√≥n parcial de residuos embrionarios que precisan ser evacuados para evitar otros tipos de complicaciones.

Es el procedimiento de legrado, utilizado frecuentemente en estas situaciones, es responsable de la formaci√≥n de las adherencias. Despu√©s de eliminar la capa superficial del endometrio (el revestimiento interno del √ļtero), algo inevitable en este tipo de intervenciones, las capas profundas de las paredes opuestas entran un contacto directo e inician un proceso de cicatrizaci√≥n que puede resultar en la adherencia entre ellas, limitando as√≠ el espacio libre de la cavidad uterina. Este fen√≥meno afecta a mujeres de todas las etnias y edades, por lo cual no existe ninguna predisposici√≥n subyacente o base gen√©tica para su desarrollo. Seg√ļn algunos estudios, hasta el 90% de las mujeres desarrollan las adherencias intrauterinas despu√©s del legrado durante el embarazo.

Lo m√°s importante es prestar atenci√≥n a las mujeres con un historial de una intervenci√≥n intrauterina durante el embarazo. Adem√°s de esta recomendaci√≥n, el estudio compara diferentes sistemas de clasificaci√≥n de las adherencias intrauterinas, seg√ļn su localizaci√≥n, extensi√≥n y el impacto sobre la fertilidad de la paciente, as√≠ como tambi√©n los m√©todos diagn√≥sticos y terap√©uticos disponibles.

Los autores concluyen que la evolución histórica de los sistemas de clasificación está condicionada por la aparición de nuevas técnicas diagnósticas, cada vez más sofisticadas, utilizadas para la evaluación de la enfermedad y de sus consecuencias para la fertilidad y la salud general de las mujeres afectadas. Por lo tanto, los sistemas más recientes son los más adecuados para elegir el tratamiento oportuno.

Seg√ļn los doctores Tesarik y Mendoza-Tesarik, ‚Äúel √ļtero recientemente embarazado es particularmente vulnerable, debido a la influencia hormonal, por lo cual es preferible evitar dilataci√≥n y legrado siempre que sea posible y utilizar alternativas m√©dicas no invasivas, tales como tratamientos medicamentosos (misoprostol y mifepristona) para evacuar los restos retenidos de un embri√≥n abortado.”

En cuanto al tratamiento de las adherencias ya presentes, la técnica la más adecuada es su eliminación guiada por histeroscopia, seguida por terapias auxiliares para evitar que la cicatrización y formación de adherencias vuelva a ocurrir. El resultado de la intervención se controla en el próximo ciclo menstrual mediante una histeroscopia ambulatoria durante la cual las eventuales nuevas cicatrizaciones se pueden eliminar. (Fuente: MARGen)

https://noticiasdelaciencia.com/art/41426/las-intervenciones-intrauterinas-pueden-provocar-cicatrizaciones-que-reducen-la-fertilidad