Las cadenas de “fast food” quieren despegarse de la comida chatarra

Venden comida rápida, al paso, salvadora, pero que tiene el mote de “chatarra” por sus altas dosis de grasas y calorías. Sin embargo, de a poco, impulsadas por una mayor conciencia sobre los hábitos alimenticios saludables y el avance de movimientos como el veganismo, las cadenas de “fast food” buscan ofrecer opciones más saludables.

Este jueves, McDonald’s informó que hará cambios en la Cajita Feliz que vende en la Argentina. Tendrá 10% menos de calorías, 20% menos de grasas totales, 14% menos de grasas saturadas, 21% menos de sodio y 78% menos de azúcares añadidas.

En el menú, la hamburguesa tendrá tomate y lechuga, como acompañamiento, tomates cherry o papas “Kids”, puré de manzana y jugo de naranja (ambos sin azúcar añadida, ni colorantes, ni saborizantes artificiales). Como ofrecen diferentes grupos de alimentos, dicen cumplir con el “balance nutricional” reconocido por la Fundación Cardiológica Argentina.

Ser más “verde” es una preocupación de toda la industria de comida rápida. “La oferta de alternativas sanas y nutritivas fue creciendo, en gran parte incentivada por las nuevas generaciones”, dicen voceros de Subway.

Esa cadena lanzó un sándwich de quinoa que, por el momento, es exclusivo del mercado argentino. Basado en ingredientes de origen 100% vegetal, está elaborado con quinoa, agua, mezcla de granos (harina de trigo, sésamo, linaza, chia) y especias.

Desde Burger King, en tanto, pretenden cambiar la percepción que afecta al sector de la comida rápida. Quieren librarse del estigma que indica “fast food is not good” (la comida rápida no es buena). “En la Argentina estamos trabajando para que todos los productos, incluyendo postres y acompañamientos, migren hacia la plataforma ‘best in product’, sin conservantes, colorantes, ni aditivos”, comentan las fuentes de la compañía.

En Mostaza ponen el foco en los adolescentes y los jóvenes. “Son importantes factores del cambio e impulsores de tendencias. Es clave para nosotros acompañarlos”, explica el director comercial de la firma, Leandro Castorani. Con ese fin, ofrecen ensaladas con lechuga, zanahoria, tomate, choclo y queso tybo, a las que se le puede agregar pollo grille o “crispy”. Además, complementan las hamburguesas tradicionales con opciones de sándwiches de pollo.

Las pizzerías no se quedan atrás. “La alimentación saludable es una tendencia que viene creciendo, los clientes lo demandan y los franquiciados también. Eso implica que uno se vaya aggiornando”, comentan en las pizzerías Kentucky. Están por lanzar, a modo de prueba, en la primavera, opciones de ensaladas. En dos locales céntricos ya cuentan con heladeras de autoservicio con ensaladas, jugos naturales, y ensaladas de frutas. Y no descartan incorporar pizzas más “light”, con otros tipos de masas y de quesos.

Por su parte, las lomiterías Betos ofrecen un menú “light” que tiene menos calorías que los demás productos. Está preparado con pan de salvado, pollo, tomate, lechuga, queso y mayonesa light.