La trastienda del Desfile Militar: Macri jocoso, Pichetto un vice en funciones y el Sí se puede de campaña

El Presidente fue recibido con aplausos y cantitos de campaña.

“No pudimos comer ni una empanada”. Los funcionarios que, desprevenidos, dejaron pasar las medialunas con jamón y queso, las barritas de cereal y los sandwich de miga que se sirvieron en el Tango 4 que los trasladó a Tucumán, se arrepintieron cuando se acomodaron en el palco sobre la Avenida Libertador y Oro. Es que tras encabezar el tradicional acto en el Museo Casa Histórica, el Presidente apuró el paso y, sin escalas, emprendió el regreso a Buenos Aires para estar en el desfile militar, que tras la suspensión del año pasado por cuestiones presupuestarias, volvió a realizarse como parte de los festejos por el Día de la Independencia.

En todo momento, Macri se movió con la primera dama, Juliana Awada. Pero muy cerca suyo fue ubicado su compañero de fórmula, Miguel Pichetto. El rionegrino ofició casi como vicepresidente en ejercicio. Tanto en el palco como en Tucumán, se sentó cerca del mandatario, con Awada y el jefe de Gabinete, Marcos Peña.

La postal fue más contundente todavía debido a que Gabriela Michetti llegó al palco cuando el acto ya había arrancado. “No fue premeditado”, se excusaron desde el Gobierno.

Por la demora, Michetti perdió el momento en el que simpatizantes macristas transformaron por un instante el desfile en un acto de campaña. Fue cuando el Presidente se asomó en Palermo y lo recibieron con aplausos y al grito del “Sí, se puede”, que en la política Argentina es patrimonio de Cambiemos.

Minutos después, Macri dio la orden de poner en marcha el desfile. Lo hizo con tono jocoso: “Estamos todos ansiosos, general. Adelante, comencemos”, sonrió, flanqueado por los secretarios Luis Miguel Etchevehere (Agroindustria) y Fulvio Pompeo (Asuntos Estratégicos).

La cercanía de Macri con Pichetto en público fue la continuidad de las charlas que compartieron en el avión, junto a los ministros Dante Sica (Producción), con quien el senador tiene una buena relación; Rogelio Frigerio (Interior) y Nicolás Dujovne (Hacienda). En el Gobierno cuentan que la sintonía entre los precandidatos “está en su mejor momento” y destacan que el senador se adaptó rápido al estilo del mandatario, “como si siempre hubiera estado en este espacio”.

Tras ver parte del desfile, Macri se retiró antes para hacer una breve escala en Olivos. Así, se perdió el desfile de los Veteranos de la Guerra de Malvinas. “Estaba previsto que se fuera antes para estar en el velatorio de (Fernando) De la Rúa en el Congreso”, explicaron desde Presidencia. Su lugar en el palco fue cubierto por Michetti, Peña y el ministro de Defensa, Oscar Aguad, que a diferencia de lo que ocurrió en 2018, cuando se suspendió el acto entre el costo del evento y las pujas salariales; logró apagar las tensiones con las fuerzas, que hicieron un gran despliegue, con una puesta en escena que incluyó más de 4 mil efectivos, bandas musicales, el paso de 16 aviones y vehículos blindados y tanques.

Así, entretuvieron durante varias horas a una multitud, cuyo entusiasmo a la vez ayudó para levantarle la moral al Gabinete. “Fue impresionante lo de la gente”, festejó un ministro que se quedó hasta el final en su lugar.

Pero algunos no aguantaron el trajín y siguieron los pasos de Macri. “Arrancamos muy temprano, a las 6.30”, explicó un funcionario se retiró cerca de las 15 y dijo estar exhausto. La que se mantuvo firme fue la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, una de las más animadas y sonrientes ante el desfile de tropas.