La Corte define esta semana los casos de los jueces removidos por el kirchnerismo

La Corte avanzará esta semana sobre los casos de los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y German Castelli quienes fueron removidos de sus cargos por la mayoría K del Senado y el Gobierno de una forma polémica, inédita e irregular en democracia.

El m√°ximo tribunal tiene este martes una reuni√≥n de an√°lisis por videoconferencia y el jueves otra de acuerdo para decidir sobre la cuesti√≥n por dos v√≠as, como adelant√≥ su titular Carlos Rosenkrantz.

Una ser√≠a aceptar el per saltum (salto de instancia) que hace m√°s de 15 d√≠as presentaron los tres jueces que investigan a Cristina Kirchner y decidir si el tr√°mite in√©dito fue constitucional o no.

Otra ser√≠a esperar que la C√°mara en lo Contencioso Administrativo Federal decida esta semana, tras recibir un informe del Senado, si fue constitucional o no la revisi√≥n de los traslados de los tres magistrados, realizados hace m√°s de dos a√Īos atr√°s sin que nadie los objetara. En este caso, Bruglia, Bertuzzi y Castelli presentar√≠an un recurso extraordinario para ir a la Corte.

Los tiempos de la Corte corren en paralelo con la intenci√≥n del kirchnerismo de intentar terminar en el Consejo de la Magistratura de la Naci√≥n los concursos y nombrar los reemplazantes de Bruglia y Bertuzzi en la estrat√©gica C√°mara Federal porte√Īa, que es la que juzga todos los casos de corrupci√≥n cometidos por funcionarios del gobierno nacional.

Tal como adelant√≥ ayer Clar√≠n en exclusiva, los K quieren que los candidatos a ocupar dos o cuatro vacantes en ese tribunal de alzada ‚Äďsi son los alineados con ellos como el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla o Roberto Boico, mejor- juren antes de que la Corte decida el tema de fondo.

Tal como el camarista federal Leopoldo Bruglia adelant√≥ ayer en una entrevista exclusiva con Clar√≠n si la Corte sigue retrasando su decisi√≥n ellos terminar√≠a siendo como el caso del ex procurador general de Santa Cruz, Eduardo Sosa, quien fue echado en 1995 por el entonces gobernador de Santa Cruz, N√©stor Kirchner, y cuando a√Īos despu√©s la Corte fall√≥ a su favor la provincia reiteradamente incumpli√≥ la decisi√≥n, adem√°s de que haber puesto otra persona en su cargo.

C√≥mo ser√° el voto de los cinco miembros de la Corte por cualquier de las dos d√≠as, no se puede comprobar con ninguna fuente hasta ahora.

El constitucionalista F√©lix Lonigro dijo que ‚Äúcualquiera de los jueces del m√°ximo tribunal que se pronunciara en contra de Bertuzzi y Bruglia, incurrir√≠a en mal desempe√Īo por contradecir la propia Acordada por ellos dictada en 2018, seg√ļn la cual el traslado de jueces federales dentro de ese fuero no requiere acuerdo del Senado. Y si as√≠ fuera ser√≠an pasibles de juicio politico. No tienen margen‚ÄĚ.

Pero la opini√≥n de Lonigro no tiene en cuenta las presiones del kirchnerismo sobre la Corte sobre este tema que definir√° el perfil de la institucionalidad argentina en los pr√≥ximos a√Īos. Lonigro se refiri√≥ a las acordadas de la Corte 4 y 7 del 2018 que avalaron los traslados de jueces en el mismo fuero y la misma jerarqu√≠a. Incluso, en el caso de Bruglia lo hicieron refiri√©ndose a un caso concreto por un pedido del entonces ministro de Justicia, Germ√°n Garavano.

El columnista de La Naci√≥n, Joaqu√≠n Morales Sol√°, inform√≥ este domingo que el miembro de la C√°mara de Casaci√≥n Federal, Mariano Borinsky, hab√≠a dado su voto a favor de avalar la decisi√≥n del Senado y los tres decretos del presidente Alberto Fern√°ndez ‚Äďemitidos en un tiempo r√©cord de 12 horas- por la llamada de un ministro de la Corte que no identific√≥. Y Cristina Kirchner ya dio a entender por sus √ļltimos mensajes en Twitter que llover√°n insultos y denuncias judiciales contra los ministros de la Corte que avalen la continuidad de Bruglia y Bertuzzi en la C√°mara Federal porte√Īa y de Castelli en el Tribunal Oral Federal 7 que debe juzgar a la actual vicepresidenta como supuesta jefa de una asociaci√≥n il√≠cita que manej√≥ la maniobra de la causa de los Cuadernos de las Coimas.

En fuentes del Pro se afirma que, sin embargo, un sector de la Corte no quiere ‚Äúaparecer como obstruccionista‚ÄĚ frente a un nuevo Gobierno pero el tema es que el jueves, con los decretos de Alberto, ya qued√≥ ‚Äúun caso con un da√Īo concreto a los derechos adquiridos de tres jueces‚ÄĚ luego de dos a√Īos de ejercer el cargo.

En este medio, se especula con que los ministros Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti ‚Äúvan a ser coherentes con lo que escribieron y su trayectoria‚ÄĚ. Por otra parte, dicen que Juan Carlos Maqueda escucha ‚Äúcon atenci√≥n, m√°s all√° de lo jur√≠dico, la posici√≥n del gobernador de su provincia, C√≥rdoba, Juan Schiaretti‚ÄĚ.

En cuanto a Ricardo Lorenzetti, las fuentes recuerda que fue el que, como presidente de la Corte, fren√≥ la ‚Äúdemocratizaci√≥n de la Justicia‚ÄĚ que impuls√≥ Cristina como presidenta en su segundo mandato. Pero desconf√≠an del ‚Äúencono‚ÄĚ que tiene con Rosenkrantz por haber sido desplazado como presidente de la Corte en el 2015 con diez meses de antelaci√≥n de su mandato. Incluso, los trascendidos hablaron de una supuesta videoconferencia entre ambos que termin√≥ mal por el car√°cter ‚Äúpoco florentino‚ÄĚ de Rosenkrantz.

Sobre Elena Highton las fuentes recuerdan que vot√≥ la acordada 4 del 2018 pero ‚Äútiene una deuda con Alberto Fern√°ndez por haber apoyado su candidatura a la Corte‚ÄĚ. En definitiva, hay varios factores jur√≠dicos y pol√≠ticos que impiden saber c√≥mo y cu√°ndo votar√° la Corte que ahora se encuentra bajo ‚Äúpresiones subterr√°neas K‚ÄĚ y de ‚Äúsiete banderazos‚ÄĚ ciudadanos que los miran con atenci√≥n.