La autopsia dio las primeras explicaciones de cómo fue la muerte de Astori

La autopsia realizada este martes a Davide Astori, excapitán del Fiorentina fallecido repentinamente el último domingo a los 31 años, confirmó la muerte del defensor por causas naturales, según informó el fiscal de Udine (norte), Antonio De Nicolo.
Los médicos que realizaron la autopsia detectaron que Astori murió por un significativo proceso de ralentización del latido del corazón, ocurrido en la noche entre el sábado 3 y el domingo 4 marzo.
“En las primeras observaciones no parece tratarse de una causa externa diversa a aquella de una muerte natural. Se puede indicar como causa de muerte cardíaca, sin evidencia macroscópica, posiblemente en base a una bradiarritmia”, remarcó De Nicolo.
La bradiarritmia indica que hubo un ritmo cardíaco más lento del adecuado. Además, en ese análisis preliminar compartido por el fiscal se evidenció una “marcada congestión polivisceral y un edema pulmonar”. De todas maneras, “prudencialmente”, los médicos le pidieron a la Fiscalía “realizar posteriores investigaciones histológicas para pronunciarse definitivamente”.
“Nos pidieron sesenta días de tiempo para darnos su estudio. En ese momento tendremos un cuadro completo de lo que ocurrió”, agregó De Nicolo en declaraciones difundidas por Rai Uno y reproducidas en La Gazzetta dello Sport.
El futbolista se encontraba en un hotel de Udine, en la víspera del partido de la Serie A italiana contra el Udinese, que estaba programado para el domingo y que fue aplazado por luto, tal y como todos los demás encuentros de esa jornada.
La Fiscalía ya dio el visto bueno para que el cuerpo del capitán de la Fiorentina sea devuelto a sus familiares, que lo trasladarán el miércoles a Florencia, donde el jueves está previsto el funeral en la Basílica de Santa Croce.
Fiorentina, club en el que Astori jugaba desde 2015 y era su capitán, anunció este mismo martes que retiró el número, el 13, y lo homenajeó con una camiseta firmada por todos los integrantes del plantel, que fue colgada en la entrada del estadio Artemio Franchi.