La ANMAT ya analiza los chocolates en alerta por la presencia de sustancias cancerígenas

Alerta Evalúan en Argentina los productos que fueron catalogados en Alemania como "potencialmente cancerígenos" por estar contaminados con hidrocarburos aromáticos. Incluyen a las barritas Kinder y a los chocolates Lindt.

 

La ONG FoodWatch de Alemania hizo un relevamiento sobre tres firmas de chocolates, incluyendo a las barritas Kinder y a los chocolates Lindt (que se venden en Argentina) y encontró que son “potencialmente cancerígenos” por estar contaminados con hidrocarburos aromáticos. Tras conocerse la denuncia, ya se están analizando los productos en nuestro país. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) señaló que “se están haciendo los estudios y evaluaciones técnicas correspondientes” para conocer si existe riesgo en los productos que se consumen localmente.

Chocolate. Barritas Kinder, de la firma Ferrero.

Chocolate. Barritas Kinder, de la firma Ferrero.

Hace cuatro años, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (AESA) advirtió que, a través de las comidas, los consumidores pueden estar expuestos a un tipo de compuestos que surgen como productos secundarios durante los procesos de combustión. Se conocen como “hidrocarburos aromáticos” y son posibles agentes cancerígenos.

 

Chocolates Fioretto Nougat Minis, de la firma Lindt.

Chocolates Fioretto Nougat Minis, de la firma Lindt.

Ahora fue FoodWatch, una ONG que se dedica al cuidado de la salud en Alemania, quien realizó un relevamiento sobre 20 productos de diferentes marcas. Encontró que tres de ellos contienen esos compuestos peligrosos y pidió que se los retire del mercado. Son las barritas Kinder (de Ferrero), Fioretto Nougat Minis (de Lindt) y Sun Rice Classic Schoko Happen (de Rübezahl).

 

Chocolate. Sun Rice Classic Schoko Happen, de la firma Rübezahl.

Chocolate. Sun Rice Classic Schoko Happen, de la firma Rübezahl.

En estos productos se hallaron niveles “peligrosamente elevados” de hidrocarburos aromáticos derivados de aceites minerales (conocidos como MOAH, por su sigla en inglés), un subproducto líquido que se obtiene de la refinación del petróleo. Al parecer, estas sustancias se concentrarían en el envase y luego traspasarían al chocolate.

En Argentina, la empresa Ferrero aclaró en un comunicadoque “todos sus productos, en especial Kinder Chocolate, son seguros y fabricados con la máxima calidad y atención a la seguridad, siempre de acuerdo con las más estrictas legislaciones y regulaciones alimentarias”.

Sin embargo, la compañía reconoció que hay un debate sobre la posibilidad de que los hidrocarburos aromatizantes lleguen a estar en los chocolates. “La discusión sobre componentes de aceite mineral (MOSH/MOAH) en alimentos no es nueva y afecta a diferentes categorías de alimentos. Los rastros de aceite mineral existen casi por doquier en el ambiente y pueden ser transferidos a los alimentos de muchas formas. Las principales fuentes de dicha migración son los componentes provenientes de las tintas de impresión que son introducidas al ciclo de reciclaje de los envoltorios y que migran a través del transporte conteniendo fibras recicladas a las materias primas y los alimentos”, dice el comunicado.

 

Ferrero informó que ya trabaja para minimizar al máximo nivel posible que haya rastros de aceite mineral en los envoltorios. Para evitarlo, ya usan “fibras vírgenes debidamente certificadas y sin ningún material reciclado”.