ISRAEL. Irán poseía un sitio nuclear escondido

Irán miente: tenía hasta hace poco un nuevo sitio para el desarrollo de armas atómicas en Abadeh, en la región central del país e Israel lo destruyó, denunció el premier israelí, Benyamin Netanyahu que, a una semana de las elecciones del martes 17, decidió apretar el acelerador en el tema de la política exterior revelando en conferencia de prensa las “mentiras” de Teherán acerca del programa nuclear.

 

Al mismo tiempo, Netanyahu llamó a las potencias mundiales a “despertarse” y unirse a Israel y Estados Unidos del presidente Trump para ejercer ulterior “presión” sobre el régimen de los ayatolás.

 

“Hago un llamamiento -puntualizó- a la comunidad internacional a unirse a las sanciones impuestas por el presidente Trump. La única manera para frenar la marcha de Irán hacia la bomba y sus agresiones en la región es ejercitar presión, presión y más presión”.

 

Entonces -retomando uno de los temas principales de su campaña electoral- dirigió un mensaje claro a los principales responsables de Teherán: “Israel sabe lo que están haciendo, cuándo lo están haciendo y dónde. Continuaremos desenmascarando sus mentiras e impediremos que tengan armas atómicas”.

 

Por su parte, el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, dijo que el premier israelí, Benjamin Netanyahu, está buscando un pretexto para declarar la guerra.

 

En el sitio de Abadeh -denunció Netanyahu mostrando fotos tomadas entre junio y julio del año pasado- Irán condujo experimentos para el desarrollo de armas nucleares.

 

“Y cuando se dieron cuenta que los habíamos descubierto, lo destruyeron. Borraron la evidencia o al menos intentaron hacerlo”, dijo el premier judío.

 

Netanyahu registró la solicitud de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) a Irán de “responder con prontitud al pedido de clarificación” que llegará en los próximos días.

 

Y definió además como una “grave violación del tratado de no proliferación” los restos de uranio hallados por la AIEA en la instalación de almacenamiento de material nuclear de Turquzabad, sitio ya revelado por Israel el año pasado.

 

“Apenas comprendieron que lo sabíamos -explicó- limpiaron el sitio, lo vaciaron, retiraron los equipamientos. Lo cubrieron arrojando literalmente grava encima de modo de borrar rastros. Pero no lo consiguieron del todo pues la AIEA halló restos de uranio”.

 

“Estamos en presencia de un comportamiento que consiste en permanentes mentiras, engaños y violaciones por parte de Irán. El mundo occidental debe despertar”, advirtió el premier israelí.

 

La nueva acusación de Netanyahu contra Teherán tiene lugar en el medio de una campaña electoral cada vez más áspera como lo demuestra la voluntad del primer ministro -por ahora frenada por el Knesset- de introducir telecámaras en los sitios electorales para desbaratar, a su entender, “fraudes” por parte de los árabes israelíes.

 

Y por ello el número dos de ‘Azul-Blanco’ Yair Lapid acusó al premier de “shockeante irresponsabilidad” al revelar “informaciones de inteligencia” acerca de las maniobras nucleares de Teherán con fines electoralistas.